Vaticano destaca preparación de Fidel para recibir al Papa

Este artículo es de hace 9 años
El ex presidente de Cuba Fidel Castro sorprendió al Vaticano por su profunda preparación para recibir a Juan Pablo II en la isla en 1998, que incluyó hasta la lectura de las encíclicas y los discursos del fallecido papa, según un nuevo libro del cardenal secretario de Estado, Tarcisio Bertone. “Juan Pablo II me confió que probablemente ningún jefe de Estado se haya preparado para la visita de un papa de una manera tan profunda; había leído las encíclicas y los principales discursos e incluso algunas poesías”, afirmó el purpurado italiano. La declaración de Bertone está incluida en su libro “Un corazón grande. Homenaje a Juan Pablo II”, del que el diario oficial vaticano L`Osservatore Romano adelantó hoy algunos extractos, según consignó la agencia de noticias DPA. Juan Pablo II, quien será beatificado el próximo 1 de mayo por su sucesor Benedicto XVI, visitó Cuba del 21 al 25 de enero de 1998, en un viaje histórico en el que se reunió con Castro, por aquel entonces presidente del país, y celebró varias misas. En su libro, Bertone dijo que el papa había tenido una impresión “muy positiva” del viaje, “sobre todo por el entusiasmo del pueblo, que conoció una especie de respiro de liberación gracias a aquella visita”. “Fidel Castro mostró afecto por el papa, quien, recordamos, ya estaba enfermo”, añadió el cardenal. En una entrevista publicada hoy en el diario ABC, de Madrid, el que fuera durante 22 años portavoz de Juan Pablo II, Joaquín Navarro-Valls, recordó que “durante el viaje, Castro mostró gran cortesía y agradeció los discursos del Papa, incluso en los temas en que no estaba de acuerdo”. Navarro-Valls estimó que “aquella visita fue el inicio de un reconocimiento más pleno de la Iglesia y de los católicos en Cuba”. Durante su visita, Juan Pablo II condenó el embargo económico, financiero y comercial impuesto por Estados Unidos a Cuba y medió para la liberación de más de 200 disidentes presos, que se concretó apenas un mes después. Las relaciones entre la Iglesia y el Estado en Cuba registraron un impulso considerable desde el viaje del papa. El año pasado, la Iglesia católica cubana inició un diálogo sin precedente con el gobierno del presidente Raúl Castro -hermano y sucesor de Fidel-, del que resultó la excarcelación de 126 disidentes presos, 114 de los cuales se exiliaron en España. Además, las autoridades cubanas facilitaron la celebración de la misa en las cárceles, las procesiones públicas, la devolución de templos expropiados, la construcción de casas religiosas y la inclusión del personal eclesiástico en la seguridad social. No obstante, entre las principales exigencias de la Iglesia todavía por cumplir están que se le permita de nuevo tener escuelas -todas fueron nacionalizadas tras el triunfo de la revolución hace medio siglo- y un mayor acceso a los medios de comunicación de la isla, todos estatales. Fuente: El Comercial.com.ar

Este artículo es de hace 9 años

Archivado en:

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985

Esta Web utiliza cookies propias y de terceros, para mejorar la experiencia de usuario, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad y mostrar publicidad adaptada a sus intereses.

Más información sobre nuestra política de privacidad.