Cubanos dominan política entre hispanos de Florida

Este artículo es de hace 9 años
La lista de políticos prominentes de la Florida con apellidos españoles está creciendo, un reflejo del crecimiento de la población hispana del estado, pero la lista es algo engañosa en un aspecto: que se mantiene casi exclusivamente en manos de cubano-estadounidenses. Aunque las comunidades puertorriqueñas, venezolanas y mexicanas están aumentando, a menudo permanecen casi invisibles políticamente, sobre todo cuando se trata de elegir a miembros de sus comunidades para el Congreso estatal. El censo nacional de 2010 mostró que el crecimiento de hispanos en los condados de fuerte presencia boricua en el centro de la Florida durante la última década fue casi tan grande como el avance de latinos en el sur de Florida, dominado por cubanos. A pesar de ello, los puertorriqueños y otros hispanos no cubanos siguen a la zaga de los cubanos en cuanto a influencia política. Casi todos los 13 miembros latinos de la legislatura estatal son cubano-estadounidenses. Uno es de Puerto Rico y otro es de ascendencia española. En la delegación congresional de la Florida, los tres miembros hispanos de la Cámara de Representantes y el senador Marco Rubio son cubano-estadounidenses. Con poco más de un millón, los cubano-estadounidenses aún son el grupo hispano más grande de la Florida, y representan alrededor de un tercio de los latinos del estado, según datos del censo. Los puertorriqueños suman más de 725.000, pero incluso en las comunidades donde los puertorriqueños están bien representados, todavía tienen a veces dificultades para afirmar su poder. Está por ejemplo el condado de Orange, donde los puertorriqueños conforman casi la mitad de la comunidad latina. Tres hispanos fueron nombrados recientemente a un panel de redistribución de distritos de 15 miembros, pero dos eran cubano-estadounidenses y otro era nicaraguense-estadounidense, lo que provocó descontento. "Queremos estar en la mesa de la toma de decisiones", dijo la activista puertorriqueña Zoraida Ríos Andino. "Es increíble que aún hoy no tengamos un representante que se ocupe de nuestros intereses", agregó. La asesora política Angelette Avilés, una puertorriqueña con sede en Tampa, espera que los puertorriqueños y otros grupos hispanos estén más atentos a la forma en que han influido los cubano-estadounidenses en la política, especialmente mediante la canalización de donaciones políticas. Eso ha permitido que los cubano-estadounidenses de la Florida influyan en la política, incluso a nivel nacional. "Todavía hay una gran falta de compromiso" entre los latinos que no son cubanos, dijo. "Hay una falta de comprensión de que se necesita algo más que votar para darle forma al proceso político", añadió. Evelyn Pérez Verdia, una colombiana-estadounidense que trabaja como consultora de medios de comunicación y relaciones gubernamentales y quien fue residente en Tampa, está de acuerdo, pero también criticó a los dos partidos políticos principales. Pérez Verdia sostiene que fuera del sur de la Florida, dominada por los hispanos de ascendencia cubana, los partidos parecen más interesados en conseguir el voto hispano que en preparar a los latinos a postularse para un cargo local. Afirmó que líderes de los partidos políticos todavía tienden a provenir de los viejos clubes políticos predominantemente blancos. Fuente: Univision.com

Este artículo es de hace 9 años

Archivado en:

Playlist de videos en CiberCuba


Comentarios


¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985