Una pelea cubana contra el cólera

Este artículo es de hace 9 años
Desde la distancia de Arizona, la voz de Leonys Martín llega tímida, incluso cansada, y es que el jardinero cubano, todavía fresco de firmar su acuerdo por $15.5 millones con Texas, acaba de tomar parte en su primer juego como profesional con un equipo de Liga Menor en el complejo de los Rangers. ¿Cómo te fue Leonys? “Ahí’’, dice con voz entrecortada. “Más o menos’’. Su agente, Bart Hernández, no puede contenerse en medio de la madeja del “three way’’ telefónico. “Pero mira que este muchacho es humilde’’, bromea Hernández. “Acaba de pegar tres hits y dice que más o menos. Todos los comentarios que he recibido de la gente de Texas son de aprobación y elogio. El equipo está convencido de que apostaron al seguro con Leonys y los resultados se verán muy pronto’’. Martín ha escuchado los comentarios. Los Rangers quisieran verlo este mismo año en Grandes Ligas. Tal vez agosto, quizá septiembre, cuando los clubes pueden expandir sus rosters y nutrirse de peloteros jóvenes de sus sistemas de granjas. Al final, todo depende de lo rápido que pueda avanzar en los niveles inferiores. Por ahora su destino será la sucursal de Texas en Doble A, pero los reportes del club suenan muy favorables al que fuera jardinero central de los equipos de Cuba y Villa Clara. “Pensamos que es un defensor muy bueno en el center field, con buen brazo, muy rápido en las bases, que batea muchas líneas y tiene conocimiento de la zona de strike’’, expresó Mike Daly, director de operaciones de béisbol de los Rangers. “No le falta algún poder y no me sorprendería que conectara varios jonrones, pero lo que más nos ha impresionado de él es su inteligencia natural para el béisbol’’. Para Martín, todo este sueño que vive ahora no siempre le pareció que tendría un final feliz. Primero fue el escape –una aventura siempre difícil y donde uno se lo juega todo- a México a mediados del 2010, y luego la odisea para recibir de las autoridades cubanas su pasaporte, un documento indispensable a la hora de negociar con los equipos de las Mayores. El gobierno de la isla nunca le dijo que no le haría llegar los documentos, pero se los demoraron más de la cuenta. “Tuve que hacer acopio de fuerzas para no derrumbarme emocionalmente, porque el tiempo pasaba y pasaba y el camino no se abría’’, indicó el pelotero de 23 años, cuyo padre había llegado antes a los Estados Unidos. “Creo que me martirizaron más de la cuenta, pero el béisbol me salvó. Mientras mayor era la incertidumbre burocrática, mayor eran mis esfuerzos en los entrenamientos’’. Según su agente, cuatro conjuntos querían muy en serio los servicios de Martín, pero los Rangers le venían siguiendo la pista al muchacho desde su participación en el Segundo Clásico Mundial, donde conectó para 7-2. Una vez que tuvo la luz verde para negociar, Texas no dudo en firmarlo con una oferta superior al resto. “En Leonys se suman los elementos de un peloteros talentoso y de un ser humano de excelentes cualidades’’, afirmó Hernández. “Posee el paquete del éxito completo’’. Y Martín, entre tanto elogio, prefiere no hablar. No promete nada salvo trabajo y más trabajo. No pone fecha alguna para su llegada a la gran carpa y sólo se le escucha la sonrisa cuando le preguntan si le gustaría ayudar a que los Rangers regresasen a la Serie Mundial y esta vez para ganarla. “Ganar, pues quiero ganarlo todo para mi equipo, demostrarles que no se equivocaron’’, dijo Martín. “Quiero ganar para que toda mi gente de Cuba sepa que también juego para ellos, para que sientan un poquito de orgullo por este Villareño. Que el triunfo sea de todos’’. Fuente: EL Nuevo Herald

Este artículo es de hace 9 años

Archivado en:

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985