Cuba niega que la policía diera una paliza al disidente muerto el domingo

Este artículo es de hace 9 años
El Gobierno cubano ha negado mediante una nota oficial que el pasado 5 de mayo la policía de la ciudad de Santa Clara propinara una paliza al disidente Juan Wilfredo Soto García, de 46 años, y que a consecuencia de los golpes éste muriera tres días después, como aseguran los grupos de la disidencia. Según las autoridades, el opositor falleció de "muerte natural" por una pancreatitis aguda que le provocó un fallo multiorgánico, sin que en la autopsia se encontraran "signos de violencia internos o externos". El Gobierno de Raúl Castro asegura que todo es una "campaña" de descrédito alentada por "elementos contrarrevolucionarios" que habrían fabricado "la mentira de que este deceso fue consecuencia de una supuesta golpiza que le habrían propinado agentes del orden interior". La Habana afirma que medios de "desinformación" de Europa y EEUU amplificaron la noticia para "desvirtuar la realidad cubana y socavar el prestigio internacional de la revolución". Grupos de la disidencia denunciaron el domingo que la muerte de Soto, de 46 años y miembro de la Coalición Central Opositora y del Polo Antitotalitario Unido, dos pequeñas organizaciones opositoras del centro de la isla, fue un "asesinato" provocado por los golpes de la policía en el parque Leoncio Vidal de Santa Clara. "Las pruebas patológicas practicadas al occiso arrojaron una muerte de tipo natural estableciéndose como causa preliminar shock multifactorial, por fallo multiorgánico, debido a una pancreatitis", aseguró la nota oficial, leída en el principal noticiero de la televisión cubana. Según el relato de las autoridades, Soto fue detenido el 5 de mayo "por alteración del orden", conducido a una estación policial y liberado tres horas después "sin incidencia alguna". Al día siguiente - siempre según la versión oficial-, ingresó en el hospital con un fuerte dolor abdominal provocado por una pancreatitis aguda, detectándose también "otras enfermedades de base" como una miocardiopatía, diabetes y hepatitis crónica. El Gobierno asegura que Soto tenía "antecedentes delictivos como alteración del orden, hurtos y lesiones grave" y señala que "en los últimos tiempos se vinculó a elementos contrarrevolucionarios que lo usaron para sus actividades provocadoras". La oposición persiste en sus denuncias de que fue la violencia policial la que provocó la muerte de Soto. Y el Gobierno insiste en que existen "implacables campañas de desprestigio en materia de Derechos Humanos" alentadas por EEUU y varios países de Europa que persiguen "la rendición incondicional y el desmontaje inmediato del régimen socialista". Fuente: El Pais.com

Este artículo es de hace 9 años

Archivado en:

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985