Contratista de EEUU dijo al tribunal cubano que no intentó dañar al Gobierno

Este artículo es de hace 9 años
Alan Gross, condenado a 15 años de prisión acusado de espía, reiteró ante la Corte Suprema que no tuvo intención de perjudicar al Ejecutivo de la isla. Se espera que sea liberado por razones humanitarias. El contratista estadounidense Alan Gross, condenado a 15 años de prisión acusado de espía, declaró el viernes ante la Corte Suprema de Cuba que "nunca" intentó dañar al Gobierno comunista y que espera su liberación por razones humanitarias, según su abogado Peter Kahn. "Alan reiteró que nunca tuvo intención de causar daño al gobierno cubano o a su pueblo, y que siempre ha creído -y aún lo hace hoy- en la soberanía de la nación cubana", dijo el abogado estadounidense en un comunicado enviado a la AFP en La Habana desde Washington. En la vista de casación, en la Sala de Delitos contra la Seguridad del Estado del Tribunal Supremo, Gross, arrestado en La Habana el 3 de diciembre de 2009, "agradeció que se le haya permitido presentar sus argumentos y haber tenido la oportunidad de hacer una breve declaración ante la Corte", añadió la nota. Kahn subrayó que tal y como la abogada cubana de Gross, Nuris Piñero, argumentó ante la Corte, la condena de 15 años que recibió en el juicio realizado el 12 de marzo no se sustenta en la ley ni en los hechos en este caso."Seguimos esperanzados en que la decisión de la Corte Suprema permitirá a Alan reunirse pronto con su familia tras haber pasado 20 meses en una prisión cubana", manifestó. Asimismo, "continuamos instando a las autoridades cubanas considerar las difícil situación familiar que enfrenta Alan y liberarlo de inmediato por razones humanitarias", agregó Kahn.Gross, de 62 años, fue detenido cuando según Washington entregaba equipos de comunicación a líderes judíos, y lo reconoce como empleado de la Development Alternative (DAI), subcontratada por la Agencia Internacional para el Desarrollo (USAID), del Departamento de Estado estadounidense. Cuba lo acusa de ser "agente" de Washington que distribuía sofisticados equipos de comunicación a opositores cubanos y, según la justicia, las pruebas "demostraron su participación directa en un proyecto subversivo" para "tratar de destruir la revolución. La vista del recurso de casación es la última instancia judicial que queda a Gross para que sea modificada o anulada la sentencia, tras lo que sólo quedaría la posibilidad de un indulto, en un caso con implicaciones para el futuro de las relaciones entre ambos países, sin nexos diplomáticos desde hace 50 años. Fuente: America.infobae.com

Este artículo es de hace 9 años

Archivado en:

Playlist de videos en CiberCuba


Comentarios


¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985

Esta Web utiliza cookies propias y de terceros, para mejorar la experiencia de usuario, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad y mostrar publicidad adaptada a sus intereses.

Más información sobre nuestra política de privacidad.