¿Viajes a Cuba para estadounidenses?

Este artículo es de hace 9 años
¿Los estadounidenses deben o no deben viajar a Cuba? Es una polémica que se ha instalado en Washington y Miami y que tiene su origen en la nueva política que permite los viajes a la isla comunista, aprobada por el presidente Barack Obama tras llegar a la Casa Blanca en 2009. Obama no ha autorizado, todavía, que los estadounidenses puedan viajar a Cuba, sino que ha eliminado todas las restricciones de viajes y envío de dinero para los inmigrantes y exiliados cubanos. En el caso de las remesas, incluso, ha sido más abierto y desde el año pasado cualquier persona puede enviar dinero a un amigo en la isla. Pero agencias de viajes, como la Abercrombie & Kent y Vantaje Delux World Travel – conocidas por el turismo especializado y de alto lujo – creen que con las últimas decisiones de la administración de permitir los viajes de grupos culturales y religiosos, se ha creado un espacio para que los estadounidenses puedan ir a Cuba. Han comenzado a vender paquetes de "viajes culturales", que incluyen visitas a fábricas de puros, la antigua residencia del escritor estadounidense Ernest Hemingway, el circuito de hospitales y facultades médicas, así como reuniones con artistas, políticos y ciudadanos comunes. Más allá de lo típico Son viajes que van más allá del turismo típico, dice la agencia, porque permiten al visitante estadounidense una interacción con cubanos comunes y corrientes. Es un programa llamado de "intercambio cultural" que se enmarca en las leyes estadounidenses. "Cuando se supo que las cosas con Cuba se estaban relajando, comenzamos a pensar que tal vez pudiéramos mandar gente allá. La demanda para ver a Cuba es muy alta", dijo Scott Weiler, de la agencia Vantage Deluxe World Travel. La agencia se ha especializado en viajes de matiz religioso, y llevan los viajeros a visitar centros de culto en la isla, donde asisten a conferencias de historiadores y religiosos locales, sobre las iglesias en la isla. Abercrombie & Kent se concentra más en lo social y cultural. En uno de sus comunicados de prensa, la agencia asegura que "nuestros huéspedes descubrirán una Cuba en su aspecto más íntimo, autentico, en un confort total". "Hemos montado un paquete que garantiza que los tramites migratorios a la llegada sean ágiles, reservas en los mejores hoteles y un itinerario cuidadosamente diseñado, que incluye acceso privado a la casa de Hemingway, la Finca Vigía, donde habrá una charla informativa con el personal envuelto en los trabajos de restauración del inmueble", dijo el presidente de Abercrombie & Kent, Scott Wiseman. Asociaciones para viajar Pero las agencias de turismo en sí, no tienen permiso del Departamento del Tesoro para llevar estadounidenses a la isla. Por ello, para organizar estos viajes necesitan de asociarse con centros de estudios, académicos o religiosos, que son quienes recibieron los permisos de la administración y organizan los viajes. En el caso de Abercrombie & Kent, la agencia se asoció con la Fundación de Estudios del Caribe, una entidad que tiene amplios contactos en Cuba y que propone llevar los visitantes a lugares más allá de La Habana, como Santiago de Cuba y Trinidad, donde son acompañados por historiadores locales, escritores y artistas, que explican las particularidades de cada región. "Aprenda los más mínimos detalles de la industria del tabaco, el ron y el café: el triángulo de la economía cubana. Aprenda, de las manos de los más experimentados torcedores de tabaco, como hacer un puro habano y visite una plantación de tabaco", anuncia un folleto informativo de la agencia. Las voces contrarias Pero este tipo de viajes ha chocado con la oposición de congresistas y senadores federales de origen cubano e, inclusive, dentro de los dos partidos no hay un consenso sobre el tema. Recientemente, el congresista Mario Díaz-Balart, logró modificar un capítulo del presupuesto federal del próximo año de modo a acabar con el permiso de viajes y envíos de remesas de los inmigrantes y exiliados cubanos y regresar a la política de los tiempos del ex presidente George W. Bush, cuando los cubanos sólo podían viajar a su país cada tres años y enviar unos 150 dólares al mes solo a sus padres e hijos. El capítulo todavía tiene que ser rectificado por los plenos de la Cámara de Representantes y el Senado, pero Obama ya dijo que vetará todo esfuerzo para volver a los tiempos de Bush. Para Díaz-Balart el viaje de estadounidenses a Cuba, es una cuestión que ni siquiera se plantea. En su opinión, el ingreso de recursos financieros, producto del turismo de Estados Unidos, solo serviría para incrementar la capacidad de represión del Gobierno. La polémica se amplió, cuando la congresista, también de origen cubano, Ileana Ros-Lehtinen, exigió explicaciones del Departamento de Estado, sobre un concurso fotográfico promovido por la misión diplomática de Estados Unidos en La Habana. Según la congresista, el concurso – divulgado en la página de Facebook de la misión – da una imagen complaciente de Cuba, promueve y puede atraer el turismo estadounidense. "Las fotografías colocadas en la página de Facebook (de la misión) ofrecen una imagen turística de los viajes a Cuba, (con) playas, risas y bikinis. Es increíble que (la misión diplomática) se transforme en una herramienta de propaganda del régimen al legitimizar una percepción de la realidad cubana", dijo. Más importante aún, "es inaceptable que (la misión diplomática) gaste dinero de los contribuyentes en una actividad que promueve los viajes turísticos, una actividad estrictamente prohibida por las leyes estadounidenses actuales", escribió la congresista republicana en una carta enviada a la secretaria de Estado Hillary Clinton. El concurso fotográfico es abierto solo a ciudadanos cubanos residentes en la isla y es visto como una forma de aproximarlos a la misión diplomática estadounidense en La Habana, dijeron fuentes del Departamento de Estado. Clarificaciones De todos modos, en medio de la controversia, el Departamento del Tesoro emitió un comunicado el lunes en el cual hace algunas precisiones sobre los viajes autorizados a Cuba. "Estamos al tanto de algunos errores publicados en la prensa que sugieren que la política exterior estadounidense hacia la isla, permite ahora virtuales viajes sin restricciones a Cuba, por parte de personas sujetas a la jurisdicción de Estados Unidos", afirma el comunicado. Lo cierto es que, "solo se ha concedido licencias de viaje a organizaciones que hacen programas de intercambio educacional que promueven el contacto con el pueblo cubano, siempre y cuando se cumplan ciertos requerimientos". Entre los requerimientos, según el Departamento del Tesoro, se encuentra el de certificar que todos los participantes cumplirán una serie de actividades educacionales, que redunden en un intercambio positivo entre los viajeros y personas en Cuba. Este tipo de actividades no son consideradas "actividades turísticas", precisa. Los viajes de turismo a Cuba son totalmente prohibidos, porque el Gobierno de Estados Unidos no autoriza que sus ciudadanos gasten un solo centavo en la isla. Los programas de "intercambio cultural" son la excepción. Estados Unidos es el único país del mundo que no deja sus ciudadanos viajar libremente a Cuba. Fuente: El mundo.es

Este artículo es de hace 9 años

Archivado en:

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985