Cuba recibe al primer grupo de estadounidenses al amparo de la nueva ley de viajes entre ambos países

Este artículo es de hace 9 años
Alrededor de una treintena de estadounidenses ha llegado a Cuba en el primer viaje que realiza un grupo de ciudadanos de esta nacionalidad al amparo de la nueva legislación del país norteamericano sobre los viajes de sus nacionales a la isla.    Los turistas han recibido una gran bienvenida en el aeropuerto de La Habana, donde les esperaba un grupo de unos 40 cubanos. "Han hecho una presentación. Algunos de ellos han tocado música y otros han bailado. La gente se ha abrazado, había lágrimas por todas partes. Ha sido hermoso", ha dicho Tom Popper, de Insight Cuba, la agencia que ha organizado este viaje.    Más tarde, en la ciudad vieja los estadounidenses han podido visitar orfanatos, centros sanitarios, museos y fábricas de tabaco. La mayoría, ha indicado Popper, se mostraban sorprendidos por el modo de vida de los cubanos y por el impacto del embargo económico impuesto por Washington sobre la isla.    "Muchos estaban asombrados por la cultura. Algunos se sintieron horrorizados al comprobar que conseguir café y algunos alimentos básicos es un verdadero problema, que hay dos economías y que un médico tiene que conducir un taxi para aumentar sus ingresos", ha explicado Popper.    Estos estadounidenses son los primeros en beneficiarse de la nueva ley estadounidense sobre los viajes a Cuba. En enero, el presidente norteamericano, Barack Obama, decidió flexibilizar la normativa heredada de George W. Bush, quien en 2003 endureció las condiciones impuestas por Bill Clinton en 1999.    El objetivo de esta regulación, según explicó el propio Obama en su momento, es facilitar el flujo de información entre la población de ambos países como una forma de promover las libertades y los derechos fundamentales en la isla.    A pesar de que el Gobierno cubano no está de acuerdo con este propósito, ha decidido promover estas visitas para paliar la dura crisis económica que sufre el país, ya que el turismo es una de sus principales fuentes de ingresos.    En este sentido, Popper ha indicado que estos viajes sirven para que los estadounidenses juzguen por sí mismos la vida en la isla, de la que tienen una imagen "satanizada". "Cada una de estas personas, cuando vuelve a Estados Unidos, tiene una nueva perspectiva. Llegan pensando que la vida en Cuba no es tan mala como creían", ha apuntado.    En lo que queda de año, unos 100.000 estadounidenses viajarán a Cuba valiéndose de la nueva legislación, según las estimaciones del director de la Fundación para la Reconciliación y el Desarrollo de las relaciones bilaterales, John McAuliff.    No obstante, los miembros cubano-estadounidenses del Congreso del país norteamericano han propuesto volver a la regulación anterior al considerar que esta flexibilización alarga la caída del régimen comunista liderado por Raúl Castro.    "Habrá grandes cambios en las actitudes de la gente de los dos países si esta nueva ley llega a implementarse totalmente. Eso es lo que aterroriza a la línea más dura de los cubano-estadounidenses", ha considerado McAuliff. Fuente: Europa Press

Este artículo es de hace 9 años

Archivado en:

Playlist de videos en CiberCuba


Comentarios


¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985