Una voz, un estilo en la locución: Eduardo Rosillo

Este artículo es de hace 9 años
La radio del  archipiélago cubano cumple 89 años: ¡Cuanta historia y sucesos diversos encierra ese  acontecimiento, desde que en aquel -ya lejano año 1922-  saliera al aire la primera emisora, con lo cual  inició un medio imprescindible en la vida y cultura  cubanas! Tenemos la fortuna de sostener un fecundo intercambio con un protagonista  indispensable de la radio, el locutor Eduardo Rosillo, quien a su edad de 82 años, atesora en su memoria y en su corazón varios testimonios y argumentos  que son ya historia, forjada con arte, creatividad y talento. No es osado afirmar que a este hombre-radio lo admiran, respetan y quieren millones de cubanos, aquellos  que  se han hecho adictos a escuchar la emisora de la familia cubana: Radio Progreso,  cuyo sello indiscutible es la voz de este Maestro que tiene su estilo y su propia forma de hablarle al micrófono, para fundar  una escuela en  la locución de su país. Con mucha certeza y total claridad  relata hechos y episodios de su vida  muy  ligada a  su actual profesión, la que comenzó a muy temprana edad, allá  en su pueblo natal  La Maya,  del municipio Songo La Maya, perteneciente a la actual provincia de Santiago de Cuba. Aunque no cumplió los deseos de su padre de  hacerse abogado, porque desde que se sentó al frente de un micrófono  -en un primer momento  ante unas   bocinas amplificadoras de lo que sería más tarde  la estación de radio de su terruño- se dio cuenta que su camino sería otro. Ya decidido, en el año 1952, se presenta en la escuela de locutores en Santiago  de Cuba  y le recomiendan  a  la emisora de la hermosa ciudad caribeña, CMKC, donde lo aceptaron como suplente. Mientras narra detalladamente cada momento de sus inicios, se sonríe y expresa  con mucha seguridad: “Cuando la persona descubre a tiempo la facultad para la cual nació y se dedica a ella,  es susceptible a triunfar. Todos tenemos una  vocación;  si  uno se  dedica  a eso y  somos respetuosos, afectuosos, cariñosos,  al final nos sentimos extremadamente felices  de  trabajar en lo que nos gusta.” Luego, con esa voz que muchos conocemos casi desde la cuna, asegura que la radio cubana  desempeña un papel especial, y los que trabajamos en ella tenemos  que  comunicamos con mucho respeto con  el  pueblo, que aprende a valorarnos en nuestra justa medida y nos distingue. Son muchos los años que lleva este versátil comunicador, Ángel  Eduardo Rosillo Heredia  ante un micrófono, y nos confiesa, con esa sonrisa afectuosa que le caracteriza, que cada vez que lo hace se imagina que le habla a una persona. En la radio se desempeña como guionista, conductor de espacios musicales,  fundador  de la conocida Discoteca Radial,  y otros programas entre los que sobresalen  Alegrías de Sobremesa, la Discoteca popular y Un Domingo con Rosillo. Nos indica que aunque no es fundador del estelar programa musical humorístico que escucha toda Cuba, Alegrías de Sobremesa, pues él empezó a descubrirlo en  1967, dos años después de su salida al aire. Expresa Rosillo sentirse muy complacido por hacerlo hasta el presente. En febrero de 1966 funda la Discoteca del Ayer, música para recordar, y recordar es volver a vivir. Desde siempre fue el productor, conductor y director de ese espacio radial, que tenía el objetivo de divulgar los números que componen el acervo cultural e identifican a nuestra  nación libre y soberana. Sobre los programas musicales en los que ha trabajado tiene muchas anécdotas, y resalta que es un fiel defensor de la música popular de Cuba.  Siempre  ubica a los artistas  en el lugar que les corresponde  y es un eterno defensor de dos condiciones  excepcionales  para el trabajo: la calidad humana  y el profesionalismo. “Te voy  a poner un ejemplo, llevo muchos años  trabajando en la radio, no conocí personalmente a Benny Moré  y siento una admiración profunda por su obra,  que se  acentuó cuando me contaron  que en una oportunidad Fidel Castro Ruz   citó a este artista excepcional   y le dijo que necesitaba  que  fuera a Varadero a cantarle   a los alfabetizadores , y le preguntó  cuánto le iba a cobrar, y el músico  le dijo, “tu estás haciendo  demasiadas  cosas por  mi pueblo, que me lleven y que me traigan,  yo no puedo cobrar”. Con eso me demostró que no solo era un brillante artista el Bárbaro del Ritmo, sino una persona de excelentes condiciones  humanas. ¿Quién no recuerda su habitual presentación: Aquí Radio Progreso presentando… ¡Alegrías de Sobremesa!?  Es la misma voz que estuvo al aire en CMKC de La Maya, CMKC de Santiago de Cuba, y en la  capital, en Radio Habana Cuba  y en Radio Progreso. Hoy este gran comunicador, Eduardo Rosillo, está enfermo, sufrió un accidente y no lo podemos ver sentado como es su costumbre durante  sus  recesos a la entrada de Radio Progreso. Vayan con estás líneas los deseos de una pronta recuperación para  este hombre  que tantos aportes  le ha brindado a la Radiodifusión en Cuba. Fuente: Cadena Habana.cu

Este artículo es de hace 9 años

Archivado en:

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985