Perugorría: "Fresa y Chocolate" me cambió la vida

Este artículo es de hace 9 años
"Mi única aspiración era trabajar en Cuba", ha recordado el actor más conocido de la isla caribeña, que mantiene su residencia en Santa Fe, a las afueras de La Habana. Desde allí ha llegado a Santander para hablar durante esta semana en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP) sobre "El cine cubano a través de la multifacética obra de Jorge Perugorría". El actor ha relatado cómo dio sus primeros pasos en el mundo de la interpretación, hasta que se vio sobrepasado por el fulgurante éxito que cosechó "Fresa y Chocolate, una película que, según recuerda, sobrecogió a los espectadores cubanos el día de su estreno. Perugorría reconoce que esta película cambio su vida, pero ésta ya había dado un giro de 180 grados cuando, en el preuniversitario, preparándose para estudiar Medicina, asistió una obra de teatro y se le metió en el cuerpo el "bichito de la actuación". "Ya no pude pensar en otra cosa que en hacer teatro", recuerda Perugorría, quien ya de niño había tenido una primera toma de contacto con el mundo del arte al apuntarse a un curso de pintura que abandonó porque "exigía mucha disciplina". Humberto Rodríguez fue el primer maestro de la interpretación que tuvo, cuando le llamó para protagonizar "Romeo y Julieta" tras verle en su primera obra, "Historia de un flemón". Perugorría evoca con nostalgia aquellos primeros pinitos como actor aficionado en la Cuba de los años 80, hasta que, ya habiendo sido "evaluado" como actor profesional, fundó el Grupo de Teatro "El Público", dirigido por Carlos Díaz. Con este grupo realizó un trabajo memorable en "Trilogía de Teatro Norteamericano", que incluye dos piezas de Tennessee Williams (El zoo de cristal y Un tranvía llamado Deseo) y una de Robert Anderson (Té y simpatía). "Es lo más bonito que recuerdo de mi etapa en el teatro", no duda en declarar Perugorría. Así, tras diez años sobre los escenarios que compartía con los platós de televisión donde trabajaba en una serie de ciencia ficción "con mucha ilusión y muy pocos recursos", Perugorría fue animado a presentarse al casting de "Fresa y Chocolate", cinta basada en un cuento de Senén Paz. Aunque Perugorría se presentó aspirando al papel de David, finalmente fue seleccionado por Tomás Gutiérrez Alena, "Titón", para interpretar a Diego, personaje que el actor veía "imposible por su complejidad". Perugorría recuerda el rodaje como una "experiencia enriquecedora", que además de verse marcada por el cáncer que padecía Gutiérrez Alea, le exigió una exhaustiva preparación para conocer el "quinquenio gris" en el que, durante los años 70, en Cuba había una fuerte represión hacia los homosexuales. "Pichi", apodo por el que se conoce a Jorge Perugorría, recuerda la "catarsis colectiva" que se produjo entre el público que asistió al estreno de "Fresa y Chocolate" en el Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano de La Habana (1993). A partir de entonces, Perugorría, quien hasta entonces "no había salido de Cuba", empezó junto con Vladimir Cruz (David en "Fresa y Chocolate") un periplo exitoso por los festivales de cine internacionales. Perugorría explica que, pese a que fue seducido para trabajar en Hollywood, declinó las ofertas porque estaba "totalmente apasionado con el cine cubano y había pensado nunca abandonar Cuba". No obstante, sin abandonar su país natal, las puertas del cine latinoamericano ya estaban abiertas de par en par para Perugorría, quien ha trabajado en países como Argentina, Brasil, Colombia, Chile y Costa Rica, además de mantener una "fuerte vinculación" con el cine español. Las coproducciones con España permiten a las películas latinoamericanas salir de sus países de origen, explica el protagonista de "Bambola", de Bigas Luna. Fuente: ABC.es

Este artículo es de hace 9 años

Archivado en:

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985

Esta Web utiliza cookies propias y de terceros, para mejorar la experiencia de usuario, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad y mostrar publicidad adaptada a sus intereses.

Más información sobre nuestra política de privacidad.