El Ballet de Cuba regresa a Barcelona para interpretar un emotivo 'El lago de los Cisnes'

Este artículo es de hace 9 años
El Ballet Nacional de Cuba regresa a Barcelona para aportar su particular mirada de 'El lago de los Cisnes', con una versión que "bebe de la tradición del ballet clásico" y que podrá verse en el Teatre Tívoli a partir de este miércoles. La directora de la compañía, Alicia Alonso, ha acudido a la presentación con su inseparable marido Pedro Simón, y ha señalado que el Ballet Nacional de Cuba tiene una técnica muy sólida y, además, a diferencia de otras propuestas, aporta emoción y "un sentido a la historia". "No se puede olvidar el estilo y el argumento porque le roba belleza al espectáculo", ha argumentado la bailarina de 90 años, que ha añadido que, sin emoción, todos los ballets serían iguales, como cuadros idénticos que acaban siendo aburridos. La pieza narra la historia del príncipe Siegfried que, al cumplir su mayoría de edad, se ve forzado por su madre a contraer matrimonio con una princesa, aunque él está secretamente enamorado de la princesa Odette, una joven que se convierte en cisne al alba, por culpa de un encantamiento realizado por el malvado hechicero Von Rothbart. Siegfried promete amor eterno a la princesa para que el hechizo se rompa pero, a causa de un engaño de Von Rothbart, rompe el juramento desatando un drama protagonizado por el cisne negro y el cisne blanco. UNA VIDA COMPROMETIDA CON LA DANZA La directora del Ballet Nacional de Cuba ha dedicado toda su vida a la danza y, pese a que ya no ejerce como bailarina a causa de su avanzada edad, ha asegurado que no piensa retirarse porque "una siempre está en el escenario, aunque físicamente esté sentada en el patio de butacas". Considerada como una de las mejores bailarinas de la historia, ha renegado de la etiqueta de 'mito' porque, todavía se ve como una "parte de la danza". Como líder de la compañía, ha subrayado que los bailarines cubanos tienen una particular forma de bailar: "Nos expresamos con la danza, hablamos entre nosotros, nos miramos y damos un sentido verdadero a la historia porque la sentimos como propia". Además ha reconocido que sus problemas con la visión --Alonso empezó a quedarse ciega a los 19 años por un defecto en sus ojos-- le ayudaron a desarrollar el equilibrio: "La vista no me distraía, toda mi fuerza era interior", ha rememorado. La bailarina se ha mostrado agradecida con la vida y apasionada con su profesión, y ha señalado que su voluntad es aportar todo lo que pueda a sus bailarines, mostrarles el camino y servir de modelo a sus pupilos. Fuente: La Vanguardia.com

Este artículo es de hace 9 años

Archivado en:

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985

Esta Web utiliza cookies propias y de terceros, para mejorar la experiencia de usuario, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad y mostrar publicidad adaptada a sus intereses.

Más información sobre nuestra política de privacidad.