Maravillas y novedades en la Ley de Ajuste Cubano

Este artículo es de hace 9 años
Tengo 65 años de edad y recientemente me hice ciudadano americano. Comencé a indagar en algunas de las oficinas que anuncian trámites de inmigración, incluyendo a una abogada que trabaja en una iglesia y en ninguno de los lugares que fui me daban la misma información ni los mismos costos. Esto hizo que sintiera miedo de perder el dinero que con mucho esfuerzo he logrado reunir, ya que soy un obrero de una factoría y mi esposa no trabaja por problemas de salud. Las diferencias de informaciones me motivaron a dirigirme a usted, confiando en su meritoria experiencia. Le expongo que resido acá desde hace 6 años y mi mayor anhelo es tener a mi familia aquí conmigo, y gracias a Dios y a este maravilloso país tengo la posibilidad de lograrlo. En Cuba me queda una hija de 39 años, casada y con dos hijas, una de 17 años (nacida en agosto de 1993) y la otra de 6 años (nacida en octubre delo 2004). Por último, pido a usted que me oriente. E Pérez, Miami Con mucho gusto y simpatía respondo a su solicitud, la de un jovencito de 65 años con tan buen corazón (y cabeza) como sus palabras lo revelan. (Digo “jovencito” por comparación, desde la perspectiva de quien le responde... ¡Todo es relativo!). La petición de un ciudadano de EEUU, como usted, por un hijo ó hija casado es lo que técnicamente se denomina una “petición de 3ra. Preferencia”, la cual cobija al principal, a su cónyuge, y a sus hijos solteros y menores de 21 años. De ahí que esa petición le calza a usted como anillo al dedo, y aunque usted omite en su enumeración al esposo de su hija casada, para ello sus razones tendrá. Para cualquier país del mundo, incluyendo a Cuba (y exceptuando a México y Filipinas, cuyas colas están aun más retrasadas), la fecha de turno en este momento está más de 6 años atrás– una espera considerable para una petición que usted apenas iniciará en este 2011. ¡Pero ahora viene lo mágico! Cuba – único país del mundo (!) —tiene un régimen especial: el Programa de Reunificación Familiar Cubano, el cual exceptúa a los cubanos de todas las colas corrientes y les concede una especie de superpreferencia, cuya cola es cero, zilch, niente, ¡ nada! En virtud de ese programa, un cubano --¡ojo!: que venga directamente de Cuba pedido en cualquier categoría familiar-- puede llegar rapidamente a EEUU con parole, ó sea, “bajo palabra”. Todavía más: una vez acá, en lugar de tener que someterse a las colas ó esperas de las Preferencias (que suelen tomar años), ”al año y un día” de estar aquí, ese cubano puede hacer un salto técnico, abandonando la categoría de Preferencia y acogiéndose, en cambio, a la poderosa Ley de Ajuste Cubano, la cual le concede la residencia, sin más espera, con fecha de su entrada original a EEUU (!!!). ¡Maravilla, ¿no?! Y un detalle histórico más: la Ley de Ajuste Cubano de hecho ya fue derogada (vale decir, extinguida) hace varios años, pero, gracias a los magníficos esfuerzos del entonces Representante a la Cámara Lincoln Diaz-Balart, la derogación fue aplazada hasta tanto exista un régimen democrático en la isla de Cuba, cosa que todos los cubanos ansían, pero que aún no ha sucedido y que nadie sabe exactamente cuando sucederá... Por supuesto que todo el tema de las relaciones inmigratorias de EEUU en Cuba no está, como quien dice, “forjado en piedra”, es decir, inmóvil e inamovible. Voces ejecutivas y legislativas hay que ahora abogan por cambios, en uno y otro sentido. Bien conocido es, por ejemplo, el afán del Presidente Obama en “normalizar” los “intercambios culturales” con Cuba, lo que viene a ser una especie de eufemismo por “tumbar barreras” entre los dos países. Asimismo, también de reciente iniciativa, es el afán del congresista floridano David Rivera de castigar a los cubanos que abusan de la pródiga Ley de Ajuste Cubano, condicionándoles su residencia a demostrar raigambre – y no oportunismo—en su asentamiento en EEUU. ¿Qué pasará?! Amanecerá y veremos... Fuente: El Nuevo Herald

Este artículo es de hace 9 años

Archivado en:

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985