Autoridades ayudan a solucionar incidente en Iglesia Evangélica de La Habana

Este artículo es de hace 9 años
El templo de la Iglesia Evangélica Pentecostal, ubicado en Infanta y Santa Marta, en Centro Habana, presenta desde hace varios días una situación inusual, al mantenerse de manera prolongada dentro de la iglesia más de 60 personas, entre ellas 19 menores y 4 embarazadas, que se encuentran en un retiro a puertas cerradas, afirma una nota oficial divulgada esta noche por el Noticiero Nacional de la Televisión Cubana. Estas personas, reunidas por su propia voluntad en el templo desde el pasado 21 de agosto, fueron convocadas por Braulio Herrera Tito, a quien su denominación religiosa lo separó como pastor, por razones de índole interna, desde mayo de 2010. Ante esta situación, un grupo de familiares acudieron a las autoridades, preocupadas particularmente por los niños, que no están asistiendo a la escuela, y por las embarazadas, que no reciben la atención médica prescrita para ellas. En virtud de estas circunstancias, se han sostenido conversaciones con familiares, líderes religiosos y algunos miembros de la congregación. También, se ha protegido el recinto y ofrecido atención médica. Después de varios contactos con quienes dirigen el retiro, un equipo médico valoró la salud de las embarazadas, que han decidido permanecer allí. Se les alertó que una estancia prolongada, sin atención especializada, pudiera afectar la salud de las gestantes. Igualmente, fue trasladada la preocupación de que el tiempo transcurre sin que los niños asistan a la escuela. Las autoridades del orden público mantendrán la protección de la seguridad ciudadana para evitar cualquier incidente y ofrecen disculpas a la población por las molestias ocasionadas. Se ratifica la disposición de continuar las gestiones necesarias para una solución favorable a este hecho, cuyo origen es ajeno a nuestras autoridades, que reiteran la voluntad de colaborar en ese sentido con los familiares, la comunidad y los representantes de las instituciones religiosas involucradas. Estarán 'hasta que Dios mande', dijo vocero del grupo e hijo del pastor que dirige la práctica. El pastor y los fieles que se encerraron en un templo evangélico de La Habana mantendrán su retiro espiritual "hasta que Dios mande", dijo su vocero, ante la conmoción creada por esa práctica que provocó un inusual despliegue policial. "Estamos simplemente en un retiro espiritual, celebrando por mandato de Dios, y esto será hasta que Dios mande, no es una decisión nuestra", dijo vía telefónica William Herrera, hijo del pastor Braulio Herrera y quien está en el grupo que desde el 21 de agosto permanece dentro de un templo de la Iglesia Pentecostal Asamblea de Dios, en una céntrica calle de La Habana. El templo permanece acordonado desde el viernes por decenas de policías de uniforme y de civil, que bloquearon el tránsito de vehículos y peatones por la zona, nutrida de curiosos en los últimos días. Muchos vecinos, poco acostumbrados a este tipo de prácticas religiosas, especulan que los pentecostales esperan así "el día del juicio final", del "fin del mundo" o "la llegada de un tsunami que barrerá con todo". Herrera, de 26 años y quien asumió la vocería del grupo, descartó esas "habladurías" y dijo que no es la primera vez que se organizan esos retiros, en los cuales el templo "garantiza" a los fieles las "condiciones necesarias" para su descanso y alimentación. "La única razón que nos mueve al retiro es la perfección cristiana y la santificación", de la cual "ya hemos tenido pruebas", explicó el portavoz, al ilustrar con el caso de una anciana que logró controlar su tensión arterial "sin necesidad de tomar medicamentos". En una nota oficial, el Gobierno informó el domingo que está mediando para resolver la crisis en el templo, donde entre los que permanecen enclaustrados, por su propia voluntad, están cuatro embarazadas, 19 niños y ancianos, lo que ha motivado la preocupación de familiares y líderes religiosos. El Gobierno envió el domingo al templo a dos médicos que examinaron a las embarazadas. "Estamos convencidos de que no va a pasar nada malo con respeto a la salud de la gente. Dios nos ha dicho muchas veces que no habrá ningún problema", afirmó Herrera. El Gobierno precisó en su nota que el pastor del templo fue retirado del servicio por su congregación religiosa y que un grupo de familiares acudieron a las autoridades, preocupados particularmente por los niños, que no están asistiendo a la escuela, y por las embarazadas. Fuente: AFP y Cubadebate AFP

Este artículo es de hace 9 años

Archivado en:

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985