Vuelo chárter conecta a Fort Lauderdale y La Habana

Este artículo es de hace 9 años
Durante unas horas de la mañana del sábado, un rincón del aeropuerto de Fort Lauderdale-Hollywood se transformó en un colorido escenario. La música y los pastelitos tradicionales cubanos fueron el punto de partida de un numeroso grupo de pasajeros que hacía fila para chequear sus boletos de embarque. No se trató de un evento cualquiera sino de la inauguración del primer vuelo chárter hacia La Habana desde ese punto estratégico de la Florida. “Es una verdadera sorpresa. No esperábamos una celebración tan animada”, dijo Lázara Muñoz, de 45 años. Junto a ella estaba su hija Yesenia, de 22. Para Lázara el viaje a La Habana será un reencuentro con la familia y los amigos de siempre. Lázara llegó exiliada a Miami en la década de los años 1980 a través del puente Mariel y, por esas cosas del destino, no tuvo oportunidad de mantener una comunicación fluida con los suyos, especialmente con su madre. Para la joven estudiante será el contacto con las raíces de un país que apenas comenzará a descubrir. “La emoción es grande porque no es un viaje que puedo hacer todos los días”, comentó Yesenia. Como otros aeropuertos a escala nacional que recientemente han sido autorizados para operar vuelos directos a Cuba, Fort Lauderdale se sumó con uno semanal al mediodía. La ruta es administrada por la agencia Airline Brokers que, a su vez, alquiló un avión A320 de JetBlue Airways para la jornada sabatina. El aeropuerto de Fort Lauderdale-Hollywood es la tercera terminal aérea de la Florida que recibe permiso para trasladar pasajeros a la isla mediante la modalidad de vuelos chárter. Previamente, el Aeropuerto Internacional de Tampa anunció que había recibido la autorización, así como el de Fort Myers, en la costa oeste de Florida. En enero, la Casa Blanca adelantó que se pondrían en marcha medidas para alentar los contactos “pueblo a pueblo”. Y así lo hizo. Los cambios suavizaron los viajes de los estadounidenses con fines educativos. También abrió las puertas para que instituciones acreditadas de educación superior auspicien viajes a Cuba a fin de facilitar la obtención de créditos académicos o jornadas educacionales. Antes de las nuevas disposiciones, los vuelos a Cuba sólo estaban aprobados desde Miami, Los Angeles y el Aeropuerto John F. Kennedy de Nueva York. El requisito para conceder las licencias es que los aeropuertos tengan adecuados servicios de aduana e inmigración. Estados Unidos sólo permite viajes de cubanoamericanos con familiares en la isla y de estadounidenses que reúnen ciertos requisitos. El sábado Martha Tauriz se sintió aliviada que la política del presidente Barack Obama le permita a cubanos y sus familias tener más opciones de reencuentro. Tauriz y su novio estaban en la lista de alrededor de un centenar de pasajeros con destino hacia La Habana. “Me parece bien. Independientemente de la discusión política es una ayuda humanitaria para la unión de las familias”, indicó Tauriz, mientras cargaba a su mascota Lilo, un chihuahua de 6 años que los acompañaba en una estancia que se prolongará 15 días, explicó. En Estados Unidos hay cerca de dos millones de cubanos, la mayoría radicados en la Florida. El año pasado aproximadamente 320,000 cubanoamericanos visitaron la isla, según fuentes de la industria de viajes a Cuba. Vivian Mannerud, presidenta de Airline Brokers, declaró que los pasajeros que utilicen los servicios de la terminal de Fort Lauderdale-Hollywood se beneficiarán con precios y costos al alcance de sus bolsillos. “Es otra alternativa para personas que especialmente viven al norte de Hialeah y West Palm Beach, así como para todos los grupos de estadounidenses que vienen de otros estados. Esto va a ser más sencillo para nuestros clientes”, puntualizó Mannerud. Una segunda compañía de viajes y turismo a Cuba iniciará en breve el servicio. Mannerud agregó que por el momento los vuelos de su agencia se realizarán con una frecuencia semanal hasta que aumente la demanda y sea necesario ampliar el número de salidas. Generalmente la temporada alta para vuelos familiares comienza a partir de noviembre. Para otros grupos se extiende desde diciembre hasta las primeras semanas de febrero. En la lista del Servicio de Aduanas y Protección de Fronteras (CBP) del Departamento de Seguridad Nacional también se incluyen para vuelos a la isla los aeropuertos de Chicago O´Hare (Illinois), Baltimore (Maryland), Dallas/Fort Worth (Texas), Nueva Orleans (Louisiana), Pittsburgh (Pennsylvania), Atlanta (Georgia) y Luis Muñoz Marín, en San Juan (Puerto Rico). Cuba, por su parte, amplió sus aeropuertos receptores de La Habana, Cienfuegos (centro-sur), Camagüey (este), Holguín (este) y Santiago de Cuba (este), a los que sumó los de Santa Clara (centro) y Manzanillo (este). Los cambios no representan ningún giro dramático en la prohibición de viajes de turistas estadounidenses ni afecta el marco del embargo comercial. Los pasajes hacia o desde Cuba son válidos por 30 días debido a que los permisos de salida de los nacionales cubanos tienen el mismo período de validez. Edeisi Yerd, cubano de 60 años y residente en West Palm Beach, dijo el sábado que había pagado $359 por su boleto de ida y vuelta. El hombre tiene planeado visitar durante dos semanas a su madre, de 93 años, en La Habana. “Doy gracias a Dios que ahorré un poco de dinero con el boleto”, precisó Yerd. “Verdaderamente esta posibilidad nos beneficia mucho porque no es lo mismo trasladarse hasta Miami. Todo se dificulta por la distancia y el tráfico”. Read more: http://www.elnuevoherald.com/2011/09/17/v-fullstory/1026888/vuelo-chater-conecta-a-fort-lauderdale.html#ixzz1YJN4Q3Il Fuente: El Nuevo Herald

Este artículo es de hace 9 años

Archivado en:

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985

Esta Web utiliza cookies propias y de terceros, para mejorar la experiencia de usuario, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad y mostrar publicidad adaptada a sus intereses.

Más información sobre nuestra política de privacidad.