"Corruptos" ponen en peligro al socialismo

Este artículo es de hace 9 años
La prensa oficial cubana reiteró hoy que "corruptos y corruptores", especialmente los "pillos en ropajes de funcionarios", ponen en peligro el socialismo.      El diario Juventud Rebelde comentó que en los últimos tiempos "han ido emergiendo a la luz pública" en Cuba juicios contra personas enquistadas "en sus parcelas de poder", que "medraron en pos del enriquecimiento personal con recursos que son tan caros para un país pobre bajo implacable hostigamiento imperial".      Indicando quizá que los procesos no han terminado, el diario de la juventud comunista advirtió que "corruptos y corruptores" son aún "disgregadores de nuestros más sagrados valores y, por consiguiente, si a los hechos concretos nos remitimos, demuestran una intención zapadora del socialismo".      Estimó que esos "pillos en ropajes de funcionarios" de caer el socialismo en Cuba "ya deliran viéndose a sí mismos en la imaginada cresta de opulentos explotadores".      Desde que el presidente cubano, Raúl Castro, anunció una batida contra la corrupción en el país en 2008, la prensa local anunció algunos juicios y condenas a cubanos, y también a empresarios extranjeros.      Un caso de gran difusión internacional fue el de los hermanos chilenos Max y Marcel Marambio, juzgados y condenados en ausencia por tribunales cubanos este año.      Max, de 63 años de edad, ahora residente en Chile, pasó décadas en Cuba después del golpe de estado en 1973 en su país que derrocó al entonces presidente Salvador Allende, en cuyo gobierno participaba.      Fue condenado en mayo pasado a 20 años de prisión mientras que Marcel recibió en otro caso similar una condena de 15 años.      En el mismo juicio de Max, resultó sancionado a 15 años un ex ministro de la rama alimentaria, Alejandro Roca Iglesias.      Juventud Rebelde se refirió además al "secretismo" con el cual aún se tratan estos casos en los medios cubanos.      El diario criticó el "continuar recurriendo al manido y paralizante comodín retórico de que la difusión de tales casos "nos hace daño, nos perjudica, amparado en viciosos y perjudiciales secretismos, que en lugar de esclarecer y movilizar propician infundadas y turbias especulaciones".      Ello sucede con frecuencia en Cuba. Un rumor reciente habló de altos funcionarios de la empresa de telecomunicaciones ETECSA detenidos o bajo investigación. Otro, sobre una empresa canadiense bajo escrutinio por delitos de corrupción.      Algunos de esos rumores se "aclaran" cuando la prensa informa sobre las condenas, o, en el caso de empresarios extranjeros como los Marambios, fuera del país, la Gaceta oficial anuncia sus citaciones para ser interrogados por las autoridades locales.      "Nadie que no la deba, ni por tanto la tema, tendría razón alguna para alarmarse por la paulatina difusión, pasada y futura, de graves hechos delictivos fehacientemente comprobados y sus consecuencias ante los tribunales que juzgan", explicó al respecto Juventud Rebelde.      Estimó que la publicación de los casos, es "una acción sanadora", porque el silencio trae que quienes aún estafan al estado continúen "demasiado confiados en una impunidad blindada por una comunidad de intereses forjada en aparatos burocráticos". Fuente: ANSA Latina

Este artículo es de hace 9 años

Archivado en:

Playlist de videos en CiberCuba


Comentarios


¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985

Esta Web utiliza cookies propias y de terceros, para mejorar la experiencia de usuario, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad y mostrar publicidad adaptada a sus intereses.

Más información sobre nuestra política de privacidad.