Caravaggio y sus seguidores exponen en La Habana

Este artículo es de hace 9 años
El Narciso de Michelangelo Merisi Caravaggio y 12 óleos de sus seguidores se exhiben aquí en una muestra preparada especialmente para Cuba, a cuya apertura asistió el viceministro italiano de Cultura, Riccardo Villari. Hoy estamos sembrando cultura, afirmó al dejar abierta la exposición en la sala transitoria del Hemiciclo de Arte Universal, del Museo Nacional de Bellas Artes. Cuando el lenguaje de la cultura habla, agregó, promueve un crecimiento espiritual y mantiene abierta una conexión entre nuestros dos pueblos. Tras agradecer al equipo que trabajó durante varios meses para traer por primera vez a La Habana una de las obras cumbre del pionero del barroco, Villari recordó que fue un trabajo que movilizó a todo el Ministerio de Bienes Culturales de Italia. Su homólogo cubano, el viceministro Fernando Rojas agradeció este regalo, fruto de una cooperación que cada día cobra impulso y permite afianzar los históricos lazos de amistad entre a ambas naciones. A la apertura asistieron destacadas personalidades de la isla, entre ellos el Arzobispo de La Habana, Jaime Ortega, el viceministro de Relaciones Exteriores, Dagoberto Rodríguez, y la presidenta del Consejo Nacional de Patrimonio, Margarita Ruiz, entre otros. En palabras de la curadora de la muestra, Rosella Vodret, superintendente del Polo Museal de Roma, Caravaggio en Cuba "ilustra una época fundamental del arte italiano, en la que la ciudad fue protagonista de la profunda transformación que tuvo lugar durante los primeros 30 años del siglo XVII". Como refleja en el catálogo el ministro cubano de Cultura, Abel Prieto, el encuentro con esta colección será una nueva contribución al desarrollo espiritual de nuestro pueblo, siempre ávido del intercambio con lo mejor de la cultura universal. El Narciso en la fuente, pintado en 1599-60, es el centro de la exposición que comprende dos partes, una con seis piezas de la primera generación de sus seguidores y otra de la segunda, con obras como Descanso en la huida a Egipto, de Orazio Gentileschi, y Baco y un bebedor, de Bartolomeo Manfredi. Los 13 originales, abiertos al público hasta el 27 de noviembre, pertenecen a los fondos de la Galería Nacional de Arte Antiguo del Palacio Barberini, la Galería Borghese, la colección Lampronti y del Convento de San Francisco en Ripa Grande. Fuente: Cuba.cu

Este artículo es de hace 9 años

Archivado en:

Playlist de videos en CiberCuba


Comentarios


¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985