Adonis González, pianista cubano, opta por el Grammy Latino para el Mejor Albúm de Música Clásica

Este artículo es de hace 9 años
Inadvertido para muchos, debido a la jerarquía promocional que gozan los autores e intérpretes de la llamada música popular, no es posible obviar entre los talentos cubanos que lograron llamar la atención de los miembros de la Academia Latina de las Artes de la Grabación (LARAS por sus siglas en inglés) el del pianista Adonis González, cuyo título, en este caso un DVD, Adiós a Cuba resultó nominado para el Grammy Latino 2011 al Mejor Álbum de Música Clásica. También gravitó sobre el silencio la escasa presencia del artista en nuestros circuitos de música de concierto, pese a que el pianista, que en los últimos años ha desarrollado una intensa carrera internacional, mantenga una relación permanente con sus raíces y se le vea con frecuencia por las calles de Santiago, su ciudad natal. El caso es que Adonis, tampoco favorecido hasta ahora por los sellos discográficos transnacionales aunque sí bajo el prisma elogioso de la crítica en Alemania y Estados Unidos, se insertó en los Grammys Latinos con una producción independiente, producida y realizada por otro cubano, Rey Rodríguez, muy cotizado en tierras germanas en el mundo de los espectáculos. Adiós a Cuba toma su título de la célebre danza homónima de Ignacio Cervantes, popularizada por su utilización en la banda sonora del filme de Tomás Gutiérrez Alea y Juan Carlos Tabío, Fresa y Chocolate. La producción audiovisual propone un diálogo entre la escuela romántica europea y el pianismo que se cultivó en la Isla desde mediados del siglo XIX y principios del XX, heredero de aquel lenguaje pero con irreductibles esencias criollas. De manera que el polaco Federico Chopin y el ruso Serguei Rachmaninov se llevan bien con Ignacio Cervantes y Ernesto Lecuona, en interpretaciones limpias, de cuidados acentos y balanceada dinámica, con ciertas licencias improvisatorias que no molestan, salvo cuando —no sé si por decisión del pianista o del productor— irrumpen en la Danza de los ñáñigos unos tambores batá tocados por músicos europeos. El siempre recordado maestro Edgardo Martín Hubiera dicho: "Por favor, dejen a un lado los tipicismos folclóricos". Adonis tiene interés en presentar en Cuba mediante un concierto este fonograma. Tendríamos así la oportunidad de apreciar a un músico que despegó desde sus días de estudios en el Instituto Superior de Arte y la conquista de los principales premios en el Concurso de Música de la UNEAC (organización a la que pertenece), el Concurso Festival Internacional Ernesto Lecuona, de La Habana y el venezolano Teresa Carreño, y que cuenta en su ejecutoria foránea con conciertos ofrecidos junto a la Orquesta de la Ópera de la Ciudad de Nueva York y la Sinfónica de la Radio de Sttugart y recitales en el Carnegie Hall y el Lincoln Center, de Nueva York. Fuente: Granma

Este artículo es de hace 9 años

Archivado en:

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985