Los cubanos aplauden el mercado inmobiliario libre

Todos hacen planes, pero se ven limitados por los ahorros y los sueldos


Este artículo es de hace 9 años
Los niños cubanos han repetido durante décadas el estribillo de la antigua canción infantil que comenzaba diciendo «el patio de mi casa es particular». Tal vez podrán hacerlo a partir de ahora teniendo en cuenta la acepción de privado más que la de singular, pues por primera vez en 50 años se podrá comprar y vender legalmente viviendas. «Estoy muy contenta», dice Consuelo Ramírez, de 75 años. «Tuve que mudarme con mi hija, porque ya no podía vivir sola, y ahora podré vender mi apartamentico y no ser una carga económica para ella y su familia». Por su parte, Reynaldo, un carpintero de 38 años, espera poder adquirir una casa propia. «Algo modesto, porque el dinero que he podido ahorrar no da para mucho, pero podré vivir solo con mi mujer y mi hijo; ahora somos 14 en la misma casa». Nada inusual en un país que, según cifras oficiales, tiene un déficit de 600.000 viviendas y más de la mitad de las existentes están en mal estado y en ellas conviven a veces hasta cuatro generaciones. Ese es el caso de Zaida Paseiro, que vive con sus padres, dos hermanos casados, sobrinos y su propia pareja e hijos. «La nuestra era una casa pequeña que hemos ido ampliando poco a poco. Por supuesto que preferiría vivir independiente, pero hasta ahora no era posible y con un salario tampoco alcanza para comprar nada», reflexiona. Esa sigue siendo la preocupación de la mayoría de los cubanos, pues los ingresos están demasiado lejos aún del precio que piden por la más barata de las habitaciones. «No he visto nada que baje de los 5.000 o 6.000 CUC y yo gano el equivalente a 20 al mes», se queja Leydy, una graduada universitaria. «Lo más importante sería que se construyeran más viviendas, y que fueran asequibles; solo eso podría resolver el problema», comenta. «Me parece muy positivo. Las personas deben tener el derecho a disponer libremente de sus propiedades. Era algo que ya se hacía de forma ilegal, y que solo provocaba más corrupción», dice Julio, un hombre de mediana edad. «Es sobre todo un signo de que las cosas van cambiando. Ahora haría falta que llegase la reforma migratoria», clama. Fuente: La Voz de Galicia.es

Este artículo es de hace 9 años

Archivado en:


¿Tienes algo que reportar?
Escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +1 786 3965 689

Necesitamos tu ayuda:

Como tú, miles de cubanos leen y apoyan el periodismo independiente de CiberCuba. Nuestra independencia editorial comienza por nuestra independencia económica: ninguna organización de ningún país financia CiberCuba. Nosotros hacemos nuestra propia agenda, publicamos nuestras opiniones y damos voz a todos los cubanos, sin influencias externas.

Nuestro diario se ha financiado hasta hoy solamente mediante publicidad y fondos propios, pero eso limita lo que podemos hacer. Por esto pedimos tu ayuda. Tu aporte económico nos permitirá hacer más acciones de periodismo investigativo y aumentar el número de colaboradores que reportan desde la isla, mientras conservamos nuestra independencia editorial. Cualquier contribución, grande o pequeña, será muy valiosa para nuestro futuro. Desde solo 5$ y con solo un minuto de tu tiempo puedes colaborar con CiberCuba. Gracias.

Contribuye ahora

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba