Cardenal bendice al deporte nacional, inédito sermón en las afueras del estadio de La Habana

Este artículo es de hace 8 años
En un inédito acontecimiento, el arzobispo de La Habana, Jaime Ortega, en las afueras del principal estadio de beisbol de Cuba, el parque Latinoamericano, envió una bendición a los jugadores que en ese momento comenzaban un partido de la serie nacional, que también extendió al beisbol de la isla y a los deportistas cubanos en general. El hecho ocurrió ayer sábado en la tarde, cuando el cardenal cubano encabezó en el parque del estadio una parada de la procesión de la imagen de la Virgen de la Caridad del Cobre, en la peregrinación nacional por los 400 años de su hallazgo, que organiza la Conferencia de Obispos Católicos de Cuba y que en esta jornada cerró su paso por el municipio de la Plaza de la Revolución en su periplo por la capital cubana que concluirá el 30 de diciembre con una eucaristía. Al amanecer, la también llamada Virgen Mambisa fue venerada en la histórica explanada frente al imponente mausoleo a José Martí, escenario de multitudinarias movilizaciones y de los principales del ex gobernante Fidel Castro, rodeado de un complejo de edificios donde se encuentran las sedes del Comité Central del Partido Comunista, del Consejo de Estado, del Ministerio de las Fuerzas Armadas y del Interior. El homenaje fue en el mismo lugar de la misa del papa Juan Pablo II en enero de 1998, al que asistió el líder cubano. Rodeado de centenares de fieles, bajo un tenue sol, el purpurado tomó el micrófono a unos metros del estadio: "Espero que llegue hasta allá, hasta los jugadores, que están ya comenzando el juego (Industriales contra Artemisa). Creo que como anhelo sentimos que nuestra oración por los Industriales, para que estén por lo menos en la recta final, se eleva también a la Virgen de la Caridad". Industriales es el principal equipo de la capital, considerado el "equipo emblemático" del beisbol cubano, varias veces monarca nacional. "Pero recemos también por los artemiseños para que tengan una buena temporada, ya que es un nuevo equipo de una nueva provincia" añadió. "Que la Virgen los bendiga a todos ellos, a todos los deportistas, que nos den una buena Serie Nacional (...) Ellos (los beisbolistas) no pueden salir porque ya va a empezar el juego, si no , estarían aquí con nosotros", aseguró. Poco antes de la ceremonia un jugador de los Industriales, el jardinero Serguei Pérez, había salido unos minutos del estadio a saludar a algunos sacerdotes. Ortega recordó que durante su paso por la provincia de Pinar del Río la procesión visitó el estadio de esa ciudad, el Capitán San Luis: "Hubo una misa grandísima y fueron los del final ganador de la temporada pasada, los pinareños, los que llevaron la imagen y la pusieron en el altar. Aquí hemos venido a este lugar para que la bendición del Señor llegue también hasta ellos, hasta nuestro deporte nacional, a los organizadores, a todos los que se preocupan porque siga vivo este deporte, porque nuestra pelota sea lo que siempre ha sido, nuestra pelota cubana, quiero decir yo. "Quiero que mi bendición que les voy a dar a ustedes -dirigiéndose a los feligreses- pase por las paredes del estadio y llegue a todos los aficionados que están ahí dentro, a todos los peloteros que juegan hoy. "Caridad -en alusión a la Virgen- significa amor, que debe haber entre todos los cubanos, que debe sembrarse en el hogar, en la familia, que debe reconciliar a los que están alejados, que debe unir a aquellos que lo están pero con lazos cada vez más profundos. Ese amor hay que sembrarlo también en el centro de trabajo, no vivir con rencillas poniendo zancadillas a otros; no, al contrario, en toda la actividad, no solo deportiva, sino en toda actividad humana, tenemos que sembrar siempre algo de reconciliación, de amor , de paz", expresó en su improvisada alocución. Fuente: OEM.com.mx

Este artículo es de hace 8 años

Archivado en:

Playlist de videos en CiberCuba


Comentarios


¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985