Frank Fernández tocó en la Basílica

Este artículo es de hace 8 años
Sea en el territorio del barroco europeo o en el infaltable Beethoven, sea en las muy apreciables, y para muchos entrañables, composiciones propias o en sus visitaciones a Lecuona, Frank Fernández es portador y transmisor consecuente del espíritu romántico, entendido este como la virtud de un músico para privilegiar la intensidad de la expresión y dejar en el auditorio la percepción de una experiencia emocional imborrable, con lo que también tributa a una hermosa línea del pianismo insular. Así lo confirmó el último fin de semana en el concierto que protagonizó en la Basílica Menor de San Francisco, junto a la agrupación Solistas de La Habana, donde no solo ejecutó el piano sino se desdobló como director de orquesta. Lo hizo tanto desde el teclado, práctica infrecuente en nuestro medio, pero largamente avalada en la historia de la música occidental, pero también de manera independiente al principio de la velada, cuando condujo a la orquesta (con destaque para la violinista Ivonne Rubio) en el célebre Adagio, de Tomaso Albinoni (1671 – 1751), el cual, dicho sea de paso, es en verdad una obra creada en 1945 por Remo Giazotto a partir de unos cuantos compases y el bajo continuo de un movimiento de sonata para trío escrito en una hoja pautada rescatada del archivo Albinoni, arruinado por el bombardeo de los Aliados sobre la ciudad alemana de Dresde. La impronta lírica del Frank Fernández compositor emergió, tanto en la interpretación pianística como en la atmósfera y en el justo equilibrio entre pasión y contención que caracterizó la entrega instrumental de los temas que forman parte de las bandas sonoras de los documentales Asalto al amanecer (pasaje dedicado a la inolvidable Celia Sánchez) y Cuando pienso en el Che (secuencia devenida icónica en toda evocación artística del comandante guerrillero) y de la serie La gran rebelión (tema del amor). Los oídos del auditorio también fueron acariciados por el dúo de piano y violín (Joel Sierra) en uno de los temas de la telenovela Tierra Brava y gratamente sorprendidos por la versión de Frank para piano y violines de La bella cubana, de José White. Entonces vino el maestro con la orquesta reforzada en el Concierto en Si bemol Mayor op. 19, de Beethoven. En la memoria de muchos estaba la hazaña de Frank hace algunos años al interpretar en solo dos jornadas los cinco conciertos para piano del genio de Bonn. Beethoven nunca es rutina en sus entregas, menos aún esta vez en que modeló el sonido, las alturas, las frases y el tempo de la orquesta a la medida de su exacta comprensión de la partitura. Aún con remanentes de la escuela clásica —Haydn y Mozart corren por las venas del pentagrama—, este concierto, que fue el primero que comenzó a escribir Beethoven (retocado para su edición definitiva en 1901, cuando trabajaba en el tercero—, Frank Fernández supo una vez más extraerle el zumo romántico en una audición que puso en evidencia el contraste entre la dinámica de los pasajes más vivos y la tendencia a la introspección lírica tan cara a los románticos. Frank se despidió con una Comparsa lecuoniana con aires de fiesta, pero antes regaló, nuevamente en su giro como conductor, una de las piezas emblemáticas de Johann Sebastian Bach, el Aria de la Suite en Re, alarde de sencillez discursiva sostenida por una construcción instrumental perfecta, a la que el pianista, como buen improvisador que es, sobrepuso (o mejor dicho, subsumió) comentarios pianísticos de inteligente delicadeza con la mano derecha. Después de esta experiencia, es dable pensar en que más temprano que tarde Frank dirija una gran orquesta desde el podio, al margen del piano. Como lo han hecho Celidebache y Barenboim. Él puede. Él nos lo debe. Fuente Granma

Este artículo es de hace 8 años

Archivado en:

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985

Esta Web utiliza cookies propias y de terceros, para mejorar la experiencia de usuario, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad y mostrar publicidad adaptada a sus intereses.

Más información sobre nuestra política de privacidad.