Monumento a Barbarito Diez

La historia no se perdonaría faltar a la memoria de este artista, quien este domingo cumpliría 102 años de edad. De ahí que en su querido Manatí se le develara el conjunto escultórico que enaltece el parque municipal


Este artículo es de hace 9 años
La historia no se perdonaría faltar a la memoria de Barbarito Diez, quien este domingo cumpliría 102 años de edad. De ahí que en su querido Manatí se le develara el conjunto escultórico que enaltece el parque municipal. No podía tener mejor compás el pentagrama local que ese homenaje marmóreo a uno de sus hijos de mayor linaje popular. Fue el artista tunero Rafael Ferrero el que moldeó este popurrí de formas, símbolos y colores que se yergue como un inusitado atril de reminiscencias danzoneras. Se trata de un regalo para quienes guardan en la partitura de su corazón la cadencia de un montuno convertido en sentimiento por una voz que nadie hasta la fecha ha igualado. Tres bloques diferentes, tanto en forma como en contenido, le insuflan vitalidad al conjunto escultórico, labrado y realizado con la devoción de quien piensa en la posteridad. Uno es negro, tosco y sin pulir. Representa el matiz de la piel del hombre que nació en cuna pobre, pero con la fortuna espiritual por madrina. Tiene en su cara anterior una inscripción: Barbarito Diez —1909. Con toda intención, no se consigna el año de su fallecimiento, porque los lugareños lo siguen considerando vivo y presente. Otro bloque es gris y está situado a la izquierda. Guarda la primera estrofa del danzón que el Príncipe Negro le dedicó a su terruño, en letras y fondo del mismo color. Simboliza la sobriedad del artista, su empeño en pasar inadvertido, su carácter poco dado a la notoriedad. Es un monumento a su sencillez ante la vida. Un tercer bloque, de tono más claro, sintetiza los méritos alcanzados por el cantor en su brillante carrera profesional. Es de superficie pulida, elaborada, maciza... Resalta por ser el más alto de todos. Empotrada como un corazón en medio del mármol, la imagen de Barbarito es un canto a su recuerdo. Un danzón hecho legítima fisonomía. El conjunto escultórico a la memoria de Barbarito Diez en Manatí es como un templo para rendirle tributo. Mientras se recuerde su figura enhiesta, su voz de tomeguín, su ebánica compostura, habrá danzón. Como dijo de él un admirador: «A Barbarito le ocurre como a Carlos Gardel: ¡todos los días canta mejor!». Y Miguel Barnet, en su libro Autógrafos Cubanos, añadió: «...su voz de palo de monte, como una raíz de cuya savia se nutren los aires de la Patria». Fuente: Juventud Rebelde

Archivado en:


¿Tienes algo que reportar?
Escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +1 786 3965 689

Necesitamos tu ayuda:

Como tú, miles de cubanos leen y apoyan el periodismo independiente de CiberCuba. Nuestra independencia editorial comienza por nuestra independencia económica: ninguna organización de ningún país financia CiberCuba. Nosotros hacemos nuestra propia agenda, publicamos nuestras opiniones y damos voz a todos los cubanos, sin influencias externas.

Nuestro diario se ha financiado hasta hoy solamente mediante publicidad y fondos propios, pero eso limita lo que podemos hacer. Por esto pedimos tu ayuda. Tu aporte económico nos permitirá hacer más acciones de periodismo investigativo y aumentar el número de colaboradores que reportan desde la isla, mientras conservamos nuestra independencia editorial. Cualquier contribución, grande o pequeña, será muy valiosa para nuestro futuro. Desde solo 5$ y con solo un minuto de tu tiempo puedes colaborar con CiberCuba. Gracias.

Contribuye ahora

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba


Esta Web utiliza cookies propias y de terceros, para mejorar la experiencia de usuario, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad y mostrar publicidad adaptada a sus intereses.

Más información sobre nuestra política de privacidad.