El exilio cubano iluman el cielo de La Habana en solidaridad con la oposición

Este artículo es de hace 8 años
La denominada Flotilla de la Democracia iluminó el cielo de La Habana la víspera del Día Internacional de los Derechos Humanos. Un grupo de exiliados cubanos procedente de Miami lanzó anoche fuegos artificiales frente a las costas de la isla Ni la lluvia, ni las encendidas declaraciones del gobierno impidieron a la flotilla cumplir su objetivo. Algunos cubanos lo agradecieron de corazón: - “Pienso que es algo bueno”, decía un vecino de la Habana. “Porque tengo familiares allí y pienso que les gustaría estar ahí, lanzando fuegos artificiales. Y a mí me gustaría poderles responder desde este lado para así, estar unidos, en cierto modo”. La operación tuvo lugar horas después de que se anunciara la muerte por ahogamiento de al menos 5 balseros cubanos mientras intentaban escapar de la isla. Cuba consideró una provocación política "vinculada a fines subversivos" la llegada de una flotilla de exiliados cubanos provenientes de Estados Unidos hasta aguas internacionales frente a sus costas, lo cual levanta la temperatura en las caldeadas relaciones bilaterales. Unas cinco embarcaciones que zarparon desde Cayo Hueso, en el extremo sur del sudoriental estado estadounidense de Florida, se situaron a unas 12,5 millas de Cuba para lanzar fuegos artificiales, que sus organizadores denominan "Luces de la Libertad" y que fueron vistas desde La Habana y provincias aledañas. "Que el gobierno (estadounidense) de Barack Obama por lo menos no se niegue a que se promueva este tipo de actos es inquietante desde el punto de vista de que se pueden crear situaciones indeseadas", dijo el viernes 9 el escritor Luis Méndez, investigador del centro de estudios del Ministerio del Interior de Cuba. El experto habló del tema junto a colegas suyos en la sede de la cancillería, al participar de un foro sobre terrorismo, en el que también estuvieron presentes familiares de los cinco agentes cubanos que purgan severas condenas en Estados Unidos por cargos de espionaje que ellos niegan. Méndez advirtió que el plan de la flotilla va más allá de los "simples fuegos artificiales", pues también incluye un programa de acciones provocativas dentro de Cuba, que incluyen golpes de cacerolas y acudir a la zona costera con "ropa de determinado color". A su vez, René Mujica, coordinador del grupo de análisis de la Dirección de América del Norte de la cancillería cubana, sostuvo que Washington está "perfectamente informado y advertido" de la preocupación del gobierno de Raúl Castro respecto de este tipo de provocaciones "que pueden tener consecuencias más allá de lo que se supone son sus objetivos inmediatos". El viaje, que según los anuncios iniciales incluiría a unas 16 embarcaciones, fue organizado por el Movimiento Democracia, que encabeza Ramón Saúl Sánchez Rizo, a quien Méndez calificó de "terrorista conocido desde hace muchos años por sus acciones en Estados Unidos". En su edición del viernes, el diario oficial Granma publicó un artículo en que llama a Sánchez, "un pacifista y un demócrata que se ha pasado 40 años poniendo bombas y realizando actos violentos con total impunidad". Méndez aseguró que la pirotecnia, prevista para que dure unas tres horas, puede interferir con la aviación civil, las emisiones de televisión nacional y la tranquilidad ciudadana, entre otros actos hostiles que atentan contra la soberanía nacional. Según sus cuentas, la flotilla es la decimoctava que realizan sectores radicados en Estados Unidos adversos al gobierno cubano. Elizardo Sánchez, de la ilegal Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional, restó importancia al posible impacto popular del acontecimiento. "Hay más nerviosismo e inquietud de parte del gobierno que de la gente", comentó a IPS en conversación telefónica. El dirigente opositor añadió que la distancia es mucha y será difícil que desde la costa se puedan apreciar los fuegos de artificio. También aseguró que las autoridades comenzaron a impedir desde horas tempranas del viernes el tráfico de personas por el malecón, el muro que bordea varios kilómetros de la costa norte habanera. En todo caso, el estado del tiempo, con lluvias intermitentes desde las primeras horas del viernes, y un oleaje en el litoral norte, que visiblemente crecía con el paso de las horas, marcaban un escenario poco propicio tanto para la navegación como para la observación desde tierra firme. "El mar no está para paseos por el malecón", dijo a IPS una residente a dos cuadras de esa vía. Las autoridades cubanas no aceptan que este país sea tratado o juzgado unilateralmente en materia de libertades cívicas. En ese sentido, considera que el tema suele ser manipulado como parte de la política hostil de Estados Unidos contra esta nación caribeña. La Declaración de los Derechos Humanos fue aprobada el 10 de diciembre de 1948 por la Organización de las Naciones Unidas. Fuente: Euronews e IPS

Este artículo es de hace 8 años

Archivado en:

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985

Esta Web utiliza cookies propias y de terceros, para mejorar la experiencia de usuario, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad y mostrar publicidad adaptada a sus intereses.

Más información sobre nuestra política de privacidad.