Harold López-Nussa: Talento del jazz cubano en búsqueda permanente

Este artículo es de hace 8 años
El joven jazzista cubano Harold López-Nussa, considerado Talento Jazz 2011 por la sociedad gestora de derechos de autor francesa Adami, aseguró que continuará la búsqueda de influencias y la experimentación con nuevas sonoridades.   Si bien considero que mi más reciente disco, El país de las maravillas -primer semestre de 2011-, clasifica como mi mejor trabajo fonográfico por la contemporaneidad de las armonías, la flexibilidad de las estructuras, la osadía en las improvisaciones, continúo en la exploración constante, que es la única forma de desarrollarse, afirmó el pianista en entrevista para Prensa Latina. "Creo que lo más difícil para un creador es encontrar una manera propia de decir las cosas; ni siquiera sé si logro hacer algo diferente, pero eso sí: intento cada día decir las cosas de un modo auténtico, o por lo menos honesto, que para mí es lo más importante", recalcó. El intérprete -líder de un trío integrado además por Felipe Cabrera (contrabajo) y su hermano Ruy Adrián López-Nussa (batería)- dijo asimismo que escuchar y tocar con diferentes artistas es el principal alimento para crecer como músico. Entre sus planes más inmediatos, López-Nussa señaló un proyecto de interacción cultural entre Cuba y Brasil, junto al guitarrista brasileño Swamy Jr. -productor del álbum Gracias, de la cubana Omara Portuondo, ganador de un Grammy Latino en 2010-, quien lo acompañará por Europa en el verano de 2012, tras varias presentaciones exitosas en el año que concluye. Mencionó también su colaboración con el grupo cubano de rumba El solar de los seis -desprendimiento del conocido Clave y guaguancó-, junto al que brindó una exquisita sesión el pasado 1 de diciembre, durante la gala inaugural de la edición 33 del Festival del Nuevo Cine Latinoamericano de La Habana. Espero que estos trabajos puedan alcanzar una concreción discográfica en el futuro, aunque eso no está definido por el momento, indicó el compositor. En una suerte de resumen de 2011, el novel artista rememoró las actuaciones -junto a su trío- en los grandes circuitos del jazz europeo y norteamericano, oportunidad derivada de su elección por Adami como Talento jazzístico de la última temporada. Los premios no definen la calidad de un músico porque el arte no es un medio competitivo, pero este tipo de reconocimiento sí ayuda mucho a la promoción de los jóvenes, que comienzan en desventaja en un panorama musical muy comercializado, sentenció López-Nussa. Para el tecladista, fue una suerte tocar -durante tres meses- en prestigiosos festivales como el de Montreux, Suiza; los de Avignon, Marciac y Juan-les-Pins, en Francia; el de Bratislava, Eslovaquia, y el de Montreal, Canadá; en los mismos escenarios que Herbie Hancock, Wayne Shorter, Keith Jarret, Chucho Valdés o Gonzalo Rubalcaba. Aunque -explicó- los organizadores de estas citas suelen ser conservadores y prefieren a los consagrados, nosotros experimentamos una grata acogida: ser cubano es una carta de presentación que abre puertas en el mundo del jazz, gracias a muchos importantes músicos de la isla que nos han antecedido, reconoció. El próximo año -anunció- volveremos a estar en varios de esos grandes eventos musicales. Acerca de su relativo distanciamiento de los pentagramas clásicos, el músico reconoció que cada vez tiene más compromisos con su repertorio popular; sin embargo, expresó sus deseos de incursionar más a menudo en la llamada música culta. El instrumentista recordó que en 2011 apenas hizo un concierto de estilo clásico; pero a partir de ahora -aseveró- me propongo realizar al menos dos o tres recitales por año, con composiciones de figuras como Ravel, Prokofiev, Rashmaninov, Bethoven, Mozart y Bach, entre otros. También me gustaría mucho componer en esa cuerda, pero resulta una aspiración a más largo plazo pues ese es un mundo que respeto mucho, manifestó. El músico, perteneciente a un ilustre linaje de jazzistas cubanos, no siente presión adicional alguna debido al peso simbólico de la tradición familiar: "al contrario, creo que tanto para mí como para mi hermano ha sido una suerte", confesó. Agregó que ambos siempre contaron con el apoyo de su padre -el baterista y profesor Ruy López-Nussa-, de su tío -Ernán López Nussa -virtuoso del piano-, y del resto de la familia, lo cual ha sido esencial en sus respectivos desarrollos creativos. Harold López-Nussa (1983) estudió en los conservatorios Manuel Saumell y Amadeo Roldán, y se graduó en la especialidad de Piano Clásico en el Instituto Superior de Arte de La Habana. Su discografía incluye además los álbumes Sobre el atelier (2007), Canciones (2008) y Herencia (2009), y participó en los fonogramas Rhythms del mundo (Universal music TV.-Artists project earth), The revolution presents REVOLUTION (Rapster records) y Jazz Cuba today (Unicornio-Abdala). Fuente: Prensa Latina

Este artículo es de hace 8 años

Archivado en:

Playlist de videos en CiberCuba


Comentarios


¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985

Esta Web utiliza cookies propias y de terceros, para mejorar la experiencia de usuario, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad y mostrar publicidad adaptada a sus intereses.

Más información sobre nuestra política de privacidad.