Cuba subsidia pobres para construir casas en vez de subvencionar materiales

Este artículo es de hace 8 años
El gobierno de Cuba subsidiará a partir de este mes a cubanos pobres para que construyan o reparen sus casas, aplicando una nueva política que beneficia a personas y no a productos, y que busca recortar los gastos estatales y terminar con el igualitarismo. Se trata de "eliminar las gratuidades indebidas y los subsidios excesivos, bajo el principio de compensar a las personas necesitadas y no subsidiar productos de manera general", dijo el diario oficial Granma, al explicar las reglamentaciones publicadas este miércoles en la Gaceta Oficial. El gobierno estimuló la producción de materiales de la construcción, liberó su venta, hasta entonces regulada, y le retiró los subsidios estatales. También autorizó los oficios de albañil, plomero, electricista, entre otros, dentro de una lista de actividades privadas que pueden realizarse en el país. A partir del 15 de enero, los aspirantes a los subsidios para construir o reparar sus viviendas deberán demostrar "que por falta de solvencia económica no pueden pagar el precio actual de los materiales de construcción o la mano de obra para ejecutar las acciones constructivas", dijo Granma. Las normativas no establecen un mínimo de ingresos para los aspirantes y cada caso será estudiado y resuelto individualmente por las autoridades. No hay cifras oficiales sobre el número de personas sin "solvencia económica" en la isla, que tiene 11,2 millones de habitantes. "Se establece que constituirán prioridad para otorgar el subsidio las familias afectadas por catástrofes -ciclones, inundaciones, deslizamientos de tierra, incendios y otros considerados como tales-, y los casos sociales críticos, de manera particular aquellos que habiten en condiciones vulnerables", señaló Granma. Esta política fue aprobada en abril por el VI Congreso del Partido Comunista, en el marco de las más de 300 reformas destinadas a actualizar el modelo económico que prevaleció por casi cinco décadas en la isla. Durante los 48 años de gobierno de Fidel Castro, Cuba tuvo una política de gratuidades en educación, salud, espectáculos deportivos y culturales, así como servicios funerarios, muchos de los cuales se consideran actualmente excesivos e insostenibles por la economía. También existían los subsidios aplicados a productos, sobre todo los de la canasta básica alimentaria, conocida como la "libreta", actualmente en lento proceso de extinción. El problema habitacional es uno de los más graves que enfrenta la sociedad cubana desde hace décadas. A un déficit estimado en 500.000 casas, se suman las construcciones defectuosas y el mal estado de conservación de buena parte de las viviendas. Según los decretos publicados en la Gaceta, el nuevo subsidio de personas y familias pobres para construir o reparar su casas se financiará con la venta de los materiales de construcción, que fueron liberados a precios comerciales. "El financiamiento disponible para el subsidio se corresponde con el 48,5% del Impuesto recaudado sobre la venta en la comercialización de materiales de construcción en las provincias", dispuso el Consejo de Ministros en su decreto. Otra disposición establece que "del proyecto será subsidiada la ejecución de la célula habitacional básica, que se corresponde con una vivienda de veinticinco metros cuadrados (25 m2) de superficie útil como máximo, cuyo valor no exceda de 80.000 pesos cubanos" (3.300 dólares). "Para acciones de conservación menores se aprueba un monto financiero de hasta cinco 5.000 pesos cubanos (208 dólares), y para las de conservación y otros trabajos de mayor complejidad, el monto de hasta 10.000 pesos" (416 dólares), agrega. Fuente AFP

Este artículo es de hace 8 años

Archivado en:

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985