Cientos de católicos solicitan viajar a la Isla desde el sur de la Florida para la visita del Papa

Este artículo es de hace 8 años
A menos de una semana del anuncio de la peregrinación a Cuba, la Arquidiócesis de Miami ha recibido cientos de solicitudes de católicos del sur de la Florida que desean asistir a la visita del Papa Benedicto XVI a la isla del 26 al 28 de marzo. “La respuesta a la peregrinación ha sido muy positiva, las solicitudes siguen llegando”, declaró el miércoles Mary Ros Agosta, vocera de la arquidiócesis. “Podemos sentir la emoción de la gente”. Agosta agregó que entre los interesados se encuentran cubanoamericanos y de otras nacionalidades. También han recibido solicitudes de personas fuera de la Florida. Los solicitantes son de diversas edades. “Es una excelente oportunidad para todos nosotros en Miami poder estar en Cuba durante esta histórica visita”, dijo Agosta. La visita del Papa coincide con las conmemoraciones del Año Jubilar Mariano 2012 por los 400 años del hallazgo de la imagen de la Virgen de la Caridad del Cobre, patrona de Cuba, en las aguas de la Bahía de Nipe. El arzobispo de Miami, Thomas Wenski, ha reiterado que el viaje del Papa, además de fortalecer la fe católica en la isla, servirá como eslabón para unir a los cubanos de las dos orillas. “Será un viaje en solidaridad con la Iglesia cubana”, declaró Wenski al anunciar la peregrinación el jueves pasado. “Y para compartir con ellos vamos con ese mismo espíritu de fe”. El formulario de solicitud se encuentra en la página de internet de la arquidiócesis: http://www.miamiarch.org. Los solicitantes serán contactados por la agencia Airlines Brokers, en Coral Gables, especializada en vuelos chárter a la isla desde 1982. El sacerdote José Espino, párroco de la Iglesia San Lázaro en Hialeah, estará entre los que viajen a la isla con unos días de antelación para ayudar en las preparaciones de la visita papal. Posteriormente se unirá a la delegación del sur de la Florida. “No es la mejor temporada para estar fuera de la parroquia porque es la semana antes de la Semana Santa”, indicó Espino. “Pero es importante apoyar a la Iglesia de Cuba”. Desde la semana pasada, al menos 10 feligreses de San Lázaro han mostrado interés en la peregrinación. La decisión dependerá del costo del viaje y los trámites para obtener el visado, explicó Espino. “Una de las preocupaciones de las personas es si tienen que viajar con el pasaporte cubano o no”, precisó. “El pasaporte solamente cuesta unos $500 y a esto habría que sumarle el costo del paquete. Es mucho dinero”. Las autoridades eclesiásticas no han revelado los precios de los paquetes, que cubrirán los boletos de ida y vuelta, hospedaje, transporte terrestre y cena. Los trámites de visado no estarán incluidos. Agosta dijo que los detalles de los costos se darán a conocer en las próximas semanas. La arquidiócesis ofrecerá hasta cuatro opciones de viaje a Cuba. La primera abarca la ruta Miami-Santiago de Cuba-La Habana en un hotel de primera categoría. La fecha de salida está pautada para el 26 de marzo, saliendo desde el Aeropuerto Internacional de Miami hacia Santiago de Cuba. En la isla, los asistentes serán trasladados en autobús hacia la Plaza de la Revolución Antonio Maceo, donde el Papa oficiará una misa por el Día de la Anunciación de la Virgen María. Finalizado el acto litúrgico, los devotos viajarán hacia La Habana. Al día siguiente, Wenski ofrecerá una misa en la Catedral de La Habana. Luego, el grupo de peregrinos tendrá la tarde libre. En la mañana del 28 de marzo los peregrinos de Miami serán trasladados a la Plaza de la Revolución José Martí para participar en la misa papal. Luego del acto litúrgico los asistentes contarán con la tarde libre y una cena en el hotel asignado. El retorno a Miami está pautado el 29 de marzo. La segunda opción de vuelo a Cuba cubre el mismo itinerario. La única diferencia es el tipo de hospedaje en un hotel de categoría B. La tercera y cuarta posibilidad de viaje a Cuba incluye la ruta Miami-Habana. Tal como en la primera y segunda opción de peregrinación, la única diferencia es el tipo de hospedaje entre un hotel de categoría A o B. “Queremos hacer todo lo posible para acomodar a todo el mundo, pero el espacio es limitado”, dijo Agosta el miércoles. “Sabemos que nos queda poco tiempo para planificar pero sabemos que el peregrinaje será exitoso”. Fuente: El Nuevo Herald

Este artículo es de hace 8 años

Archivado en:

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985