El Gobierno libera por razones de salud a un cubanoamericano preso en la Isla desde 2006

Este artículo es de hace 8 años
Julio Rafael Mesa Fariñas cumplía condena por un intento de tráfico humano en el que guardias cubanos mataron a un contrabandista. El Gobierno liberó por razones de salud a un cubanamericano preso en la Isla desde 2006 y le permitió volver a Estados Unidos, informó el diario miamense El Nuevo Herald. Julio Rafael Mesa Fariñas, de 51 años y ex camionero de Hialeah, cumplía condena por un intento de tráfico humano en el que otro contrabandista resultó muerto a balazos por guardacostas cubanos. El miércoles fue llevado al Aeropuerto Internacional de La Habana directamente desde su celda, cercana a la del contratista estadounidense Alan Gross, y enviado Miami. Según su versión, en abril de 2006 salió junto a otros dos cubanos desde el estado caribeño mexicano de Quintana Roo, a bordo de una embarcación de 40 pies contratada para recoger a 44 personas en la costa sur de Pinar del Río. El Gobierno dijo que, al ser interceptada, la embarcación no hizo caso a las órdenes para que se detuviera y emprendió "acciones agresivas" que obligaron a los guardias a abrir fuego. Geovel González Morera murió de un balazo y Rosendo Salgado resultó herido en un pie. Salgado y Mesa, ambos ciudadanos estadounidenses, fueron sentenciados a 26 y 20 años de prisión, respectivamente. "No hubo nada de aviso", aseguró Mesa. "Una bengala y automáticamente abrieron fuego. Ellos asesinaron a Morera", agregó el hombre, que planea presentar una demanda contra el Gobierno cubano por esa muerte. Mesa dijo que realizó  varias huelgas de hambre de solo líquidos en la prisión Combinado del Este, en La Habana, para demandar un traslado a La Condesa, reservada a extranjeros, o una reducción de su sentencia. Según El Nuevo Herald, los ex presos políticos Oscar Elías Biscet y Ángel Moya dijeron que coincidieron con Mesa en prisión y que éste realizó varias huelgas de hambre. Mesa declaró que estuvo en varios hospitales debido a sus huelgas de hambre, y que pasó dos períodos en la sala de penados del Hospital Militar Carlos J. Finlay, en el municipio habanero de Marianao, donde se encuentra Gross. El contratista fue arrestado en diciembre de 2009 en La Habana y sentenciado a 15 años de prisión, acusado de distribuir en la Isla equipos prohibidos de comunicación como parte de un programa estadounidense que el régimen de la Isla considera destinado a la subversión. Mesa dijo que durante su segunda estancia en el hospital militar, Gross parecía más delgado y "desmejorado" aunque "de buen ánimo", y que tenía beneficios como aire acondicionado en su celda y una dieta especial. Los guardias no les permitían hablar, agregó, pero dijo que escuchó a Gross gritando a un agente de Seguridad del Estado, después de que su apelación a la sentencia a 15 años fuera denegada en agosto. De acuerdo con Mesa, Gross dijo al oficial que había mentido al prometerle "beneficios como una reducción de sentencia" si cooperaba con el proceso legal. Fuente: Diario de Cuba

Este artículo es de hace 8 años

Archivado en:

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985

Esta Web utiliza cookies propias y de terceros, para mejorar la experiencia de usuario, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad y mostrar publicidad adaptada a sus intereses.

Más información sobre nuestra política de privacidad.