El TSC les lleva de La Patagonia a La Habana

Este artículo es de hace 8 años
Ocho músicos variopintos se embarcan el domingo en un viaje sonoro por Latinoamérica. Ellos son Contrabandeando, Alcalá es su ciudad y el mestizaje su debilidad.   El domingo desde el Salón Cervantes zarpa un ‘barco’ con destino a la Patagonia. Ya desde allí los que se sumen a este viaje emprenderán un periplo que les llevará hasta La Habana sin perderse en el camino lo que el resto de Latinoamérica tiene que ofrecer al viajero. El trayecto es cómodo y sonoro, de que así sea se ocupará la banda Contrabandeando. “Es un nombre que suena gamberro”, apunta César Gallego, uno de los miembros de la banda; pero nada más lejos de la realidad, Contrabandeando suena a músicas del mundo y a mestizaje. Entonces, eso es lo que va a sonar el Teatro Salón Cervantes el próximo domingo. Hasta allí acudirá esta formación con gran peso alcalaíno a presentar De Patagonia a La Habana, un concierto fabricado para el TSC y que pretende ser mucho más. “Queremos que sea un viaje por todo el continente Latinoamericano y la música será el cuerpo del espectáculo pero para crear ambiente nos ayudaremos de poesía e historias narradas”, relata César, guitarra y segunda voz del elenco. La razón de esta vuelta por todas aquellas tierras llega motivada por la atracción que los ocho músicos protagonistas sienten hacia su folclore. Es por esto que recuperan canciones de allá, aunque al mismo tiempo las envuelven de singularidad al interpretarlas con instrumentos de aquí como el laúd. “Nuestra intención es transmitir el origen y la historia de la música latina”, una música que, explica César, es fruto de la mezcla de raíces que se dio entre “los indígenas, que ya estaban allí; los africanos, que llegaron para trabajar como esclavos, y los colonos”. Así, sobre les tablas se podrá escuchar desde el joropo venezolano, a la cumbia de Colombia, pasando por las canciones de la Patagonia chilena o el son cubano. Y al mismo tiempo descubrir, como ellos han hecho con el trabajo que llevan detrás, los puntos de coincidencia que hay entre unos ritmos y otros. Similitudes que incluso saltan el charco, porque como explica este alcalaíno que no ha cortado sus lazos con la tuna –de la que formó parte–, en lugares como Argentina “la música tiene más color español, hay ritmos que toman como base el flamenco y existen instrumentos como el charango que en realidad nacieron como una ridiculización de la guitarra española”. “Aquellos sonidos tienen mucha fuerza, mucha vida y enganchan”, subraya el guitarrista mientras deja entrever que esa misma energía la van a volcar ellos sobre una escena dirigida por Sergio Barreiros y pensada para todos los públicos. Y es que Alberto Bravo, Antonio Ayuso, Ignacio López, Antonio Algar, Alfredo Espi, José Antonio Mayoral, Waldemar Carrasco y el propio César le han puesto ganas al nuevo proyecto que ahora emprenden. El germen de Contrabandeando hay que buscarlo en 2009. Entonces el conjunto variopinto en edad, estilo y procedencia volcaron en el mismo saco su gusto por el folclore y el mestizaje y lo mostraron en La Noche en Blanco de 2011 con un concierto que hizo cola en La Galera. “La pena fue esa, que mucha gente se quedó fuera sin poder escuharlo porque el teatro se llenó”, lamenta César que, sin embargo, recuerda y apoya aquella velada con entusiasmo. “La verdad es que aunque la ciudad no tiene habilitados grandes espacios para  este tipo de actividades y recitales, las calles se llenaron y se convirtieron en un escaparate maravilloso de la cultura que hay aquí”, señala mientras se muestra feliz con la idea de que vaya a haber una segunda edición, en la que esperan poder estar. Lo que es seguro es que el domingo el Teatro Salón Cervantes será para ellos. La banda encuentra en este escenario el recinto apropiado para su espectáculo. Sobre el futuro de este viaje musical esperan que sea próspero, aún es pronto para hablar de fechas pero ya vislumbran en el horizonte algún festival al que podrían acudir. “De momento lo de presentarlo en Latinoamérica lo vamos a dejar en espera”, anota entre risas, “aunque no lo descartamos. Lo que sí te digo es que me daría un poco de vergüenza actuar ante ellos porque estás interpretando sus canciones y eso infunde respeto”, aunque sin duda, sí les apetecería mostrar su trabajo fuera.   El paso firme que ahora quieren dar estos ‘telecos’, comerciales o profesores metidos a músicos por pasión y ganas –son pocos como Waldemar los que consiguen vivir de este ‘mundillo’–, es “hacer un trabajo ya con temas propios, asentar lo que ya tenemos y grabar un disco que podamos mover”. El concierto de este fin de semana es la primera parada de este viaje y el público podrá gozar de ella tan sólo por un peaje de 5 euros. Fuente: Diario de Alcalá.es

Este artículo es de hace 8 años

Archivado en:

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985