Solicita Alan Gross permiso a autoridades cubanas para visitar madre enferma

Este artículo es de hace 8 años
El abogado del contratista estadounidense Alan Gross, encarcelado en Cuba desde diciembre de 2009, ha informado que el recluso ha solicitado al Gobierno de La Habana permiso para viajar a EEUU dos semanas para visitar a su madre enferma, El letrado ha distribuido en Washington una copia de la carta que en nombre de Gross envió al presidente cubano, Raúl Castro, el 7 de marzo, en la que pide permiso para que éste pueda viajar a EEUU por razones humanitarias, para visitar a su madre, de 88 años, y a su hija. La carta dice que la madre de Gross, Evelyn, fue diagnosticada en febrero de 2011 de cáncer inoperable en ambos pulmones, y como último deseo quiere ver a su hijo. Además, su hija, Shira, de 26 años, fue diagnosticada en agosto de 2010 de cáncer de mama, por el que fue sometida a quimioterapia y mastectomía doble. El propio Gross, de 62 años, sufre de varios problemas de salud desde su arresto el 3 de diciembre de 2009 y ha perdido más de 45 kilos en prisión. Su abogado ha recordado que a raíz de esas crisis de salud, tanto él como Gross, su familia, su abogada en Cuba, Nuris Piñero, y representantes del Departamento de Estado han hecho "numerosas solicitudes" a las autoridades cubanas para obtener el permiso. "En cada una de estas solicitudes, Alan dio garantías al Gobierno de Cuba de que regresaría a completar los procedimientos penales en su contra. En efecto, las garantías de Alan fueron respaldadas por el Gobierno de EEUU", ha declarado Kahn. Esas garantías fueron ofrecidas por representantes del Departamento de Estado ante la Sección de Intereses Cubanos en Washington y que el propio Departamento del Tesoro aprobó un "permiso específico" a Alan para que pudiese regresar a la isla. "Pese a numerosos esfuerzos, ninguna de nuestras solicitudes recibió la respuesta humanitaria que esperábamos", ha declarado el abogado de Gross. El pronóstico de salud de la madre de Gross ha empeorado y que ésta vive con la certeza de que nunca más podrán encontrarse, por lo que "su último deseo es poder ver a su hijo una vez más antes de perder la batalla contra el cáncer". El abogado solicita específicamente permiso para que Alan viaje dos semanas a EEUU, ya que su madre, que el próximo 15 de abril cumplirá 90 años, no está en condiciones de viajar y probablemente tampoco llegue a celebrar otro cumpleaños. Gross fue condenado en marzo de 2011 a 15 años de cárcel acusado de participar en planes subversivos contra el Estado por distribuir tecnología de comunicaciones en la comunidad judía de la isla. Entonces Gross, oriundo de Baltimore (Maryland), trabajaba para "Development Alternatives" (DAI), una empresa subcontratista de la Agencia Estadounidense para el Desarrollo Internacional (USAID). Fuente: El Mundo.es

Este artículo es de hace 8 años

Archivado en:

Playlist de videos en CiberCuba


Comentarios


¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985