Cubano, disidente y percusionista

Este artículo es de hace 8 años
Roberto López está en la ciudad de Cádiz luego de visitar ciudades de Andalucía andaluzas · Pide una oportunidad y que las instituciones públicas cumplan con sus compromisos Roberto López Rodríguez es uno de los 115 presos presos cubanos que se beneficiaron junto a más de 647 familiares de sus familiares con  el convenio entre el España y Cuba con la intermediación de la Iglesia de la isla que permitió su liberación y les otorgó un estatus de protección internacional asistida. Roberto ya tiene 50 años y se ha pasado diez años en la cárcel por su manera de pensar. "Fue en un momento en que los profesores de música y de medicina teníamos que decir la verdad en el momento en que había que decirla", sentencia. Es profesor de música, percusionista, y tiene sangre española, los abuelos fueron exiliados españoles, de Pontevedra. Lleva casi un año en España, con poca suerte y en estos momentos se está recuperando de una operación de cadera tras sufrir un accidente y rompérsela. Tras su hospitalización se encuentra en la calle. En su situación actual reclama a España nada más que le otorgue un poquito de posibilidades, lo que quiero es ser profesor de música". En este tiempo explica que ha subsistido gracias a sus amigos cubanos y a la ayuda del pueblo andaluz. Ha estado cinco meses de recuperación y reconoce que "nunca me planteé dormir en la calle", sobre todo ahora con la complicación de su estado de salud. En principio, agradece la oportunidad que el Gobierno español le dio con esta negociación, de la misma forma que agradece la atención que le han prestado en el hospital Puerta del Mar y en el de San Rafael donde realizó desde el pasado día 5 de enero su proceso de rehabilitación. Pero, "me prometieron piso y 500 euros mensuales". En su reivindicación no pide una gran vivienda con muchas habitaciones, "pido algo pequeño, con un cuarto de baño, para dormir tranquilamente, no pretendo nada". En este momento, no tiene quien le pueda acoger, aunque como explica, "no quiero ser una carga para nadie, si yo no tuviera este problema de la cadera me daría lo mismo dormir en la playa o en cualquier otro sitio". Comenta que ha vivido cinco años en Cuba con un par de zapatos y eso no le supone un problema. Roberto López deja claro que los disidentes "no somos delincuentes comunes, somos defensores de los derechos humanos" y prefiere quedarse en Cádiz porque piensa que "el clamor de Cuba es el mismo clamor de Cádiz, las mismas añoranzas de libertad que tiene Cuba las tiene Cádiz". Explica que no es como esos otros cubanos que quieren ir a Miami y el desea asentarse aquí. En este tiempo que lleva en la capital gaditana ha solicitado una cita con la alcaldesa, para obtener alguna asistencia social, aún sin éxito su reclamo. Once meses en los que ha pasado por un centro de acogida que tiene la Cruz Roja en Puente Genil, Córdoba, y por Huelva donde cuenta que estuvo amparado por unos amigos cubanos y la gente del 15M, como en Jerez. En el centro de la Cruz Roja de Puente Genil se produjeron problemas de actitud que le enfrentaron al régimen por conducta y horarios de la institución. A esta situación Roberto López responde que "cómo vas a someter a una persona que ha estado diez años en prisión a un régimen de horarios y exigencias, esa persona viene con una marca". En la actualidad el disidente cubano Roberto López pide la oportunidad de recuperarse, trabajar y vivir de manera independiente en España, solicita poder impartir clases de música. Fuente: Diario de Cadiz.es

Este artículo es de hace 8 años

Archivado en:

Playlist de videos en CiberCuba


Comentarios


¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985