Liberados en Cuba los 13 opositores desalojados de templo católico

Este artículo es de hace 8 años
Los 13  cubanos que fueron desalojados del templo católico de La Habana por la Policía haciendo demandas políticas ante la visita del papa Benedicto XVI a Cuba, fueron liberados este viernes tras ser fichados y advertidos de que desistan de nuevas protestas. Por petición del cardenal Jaime Ortega, arzobispo de La Habana, los 13 miembros del ilegal Partido Republicano de Cuba, un grupo opositor desconocido hasta ahora, fueron desalojados el jueves en la noche de la basílica menor de Nuestra Señora de la Caridad, a la que habían ingresado el martes. "Nos montaron en dos ómnibus y nos llevaron para la estación de policía de (la esquina de las calles) Infanta y Manglar, donde nos tomaron muestras de orina, sudor, pelo, huellas dactilares, nos midieron y nos fotografiaron", relató el líder del grupo Vladimir Calderón. Los agentes "nos quisieron hacer firmar actas de advertencias por usurpación y alteración del orden, pero nosotros nos negamos", dijo Calderón, indicando que los 13 activistas, entre ellos cinco mujeres, fueron liberados poco después. A principios de marzo, el portavoz del Arzobispado de La Habana había advertido que la Iglesia Católica corría el "riesgo" de enfrentar presiones políticas ante la visita del Papa, del 26 al 28 de marzo. Benedicto XVI llegará a la isla desde México para la primera visita papal a Cuba tras la cumplida por Juan Pablo II en 1998, que marcó el fin de la era del hielo entre la Iglesia y el gobierno cubano. La ocupación del templo fue rechazada por la Iglesia y criticada por prominentes disidentes. Calderón dijo que durante el desalojo, los agentes "emplearon la fuerza con técnicas represivas, técnicas de inmovilización; la puerta del templo fue abierta por el párroco Roberto Betancourt y otro religioso". "Nos amenazaron, pues (los agentes) dijeron que si persistíamos en estas actividades íbamos a tener consecuencias legales, pero nosotros vamos a persistir en nuestras actividades contra el régimen, no tenemos miedo y asumimos las consecuencias", agregó este arquitecto de 47 años. El Arzobispado dijo en un comunicado que el cardenal había pedido el desalojo al gobierno, luego de que fracasaran sus intentos por convencer a los activistas de que salieran voluntariamente. "En uso de la autoridad y facultad que le compete, el cardenal Jaime Ortega se dirigió a las autoridades correspondientes para que invitaran a los ocupantes a abandonar el santuario", señaló el Arzobispado, añadiendo que el gobierno prometió que los 13 ocupantes "no serían procesados por este hecho". Sin embargo, Calderón dijo que ellos fueron "engañados por algunos funcionarios eclesiásticos". "El párroco (Betancourt) nos dijo que vendría alguien y ocurrió lo que lamentablemente ocurrió, que abrieron la puerta y entraron como 28 efectivos antimotines", afirmó. El Vaticano expresó este viernes su respaldo a la jerarquía católica cubana, que condenó la ocupación del templo. "Me parece que, incluso en los sectores de la oposición, hay opiniones contrarias (a la de los ocupantes), que estiman que no es una buena iniciativa", dijo el portavoz de la Santa Sede, padre Federico Lombardi. Fuente: AFP

Este artículo es de hace 8 años

Archivado en:

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985