La aprobación del viaje de René González a Cuba es un 'gesto' de Washington hacia La Habana

Este artículo es de hace 8 años
El Gobierno cubano, que mantiene desde hace años una profusa y constante campaña a favor de sus cinco presos en Estados Unidos, informó este sábado, sobre la visita "privada y familiar" de unos de ellos, René González, a la Isla. Los dos diarios oficiales de alcance nacional, Granma y Juventud Rebelde, publicaron la noticia en primera plana bajo un mismo titular, "Llegó René a la Patria", pero se limitaron a reproducir una Nota Informativa divulgada por el Gobierno el viernes, cuando René llegó a Cuba. González, en libertad supervisada en Estados Unidos desde octubre tras estar preso 13 años condenado por espionaje, llegó el viernes a Cuba con un permiso de la justicia de ese país para visitar durante dos semanas a su hermano Roberto, gravemente enfermo de cáncer. La visita se produce después que la jueza federal de la corte de Miami, Joan Lenard, otorgara un permiso a González el 19 de marzo, una semana después de que el Departamento de Justicia estadounidense se opusiera formalmente a la petición del agente. Durante su estancia en la Isla, René debe entregar el itinerario detallado del viaje, su localización en Cuba e información de contacto en el país, así como mantener comunicación telefónica sistemática con su oficial probatorio en Estados Unidos. Dos académicos cubanos, de posiciones cercanas al Gobierno, consideraron que la autorización de la visita es un gesto de flexibilidad de la administración del presidente Barack Obama hacia La Habana. "En cierto modo lo es, en la medida en que ellos habían mantenido una posición recalcitrante en ese sentido, pero no tenemos que tomarlo como una cosa general, sino como algo muy concreto", dijo a la AFP Esteban Morales. Morales, quien dirigió por años el Centro de Estudios de Estados Unidos de la Universidad de La Habana, resaltó que el gesto se produce en una coyuntura "no favorable" para Obama, quien se encuentra en medio de una difícil campaña electoral. Carlos Alzugaray, también vinculado a la Universidad de la Habana, opinó que "sin duda" el permiso concedido a González para viajar a la Isla es un gesto hacia el Gobierno cubano, que acompaña a otros recientes, aunque consideró que todavía son "insuficientes". "Sacar a Cuba de la lista de Estados terroristas sería una posición clara de buscar un acercamiento" por parte de Washington, señaló. La visita de González pone el asunto en la cancha cubana, pues Raúl Castro debe pronunciarse sobre un pedido similar de la esposa del contratista norteamericano Alan Gross, de 62 años, condenado en 2011 a 15 años de prisión, bajo la acusación de realizar "actos contra la independencia o la integridad" y cuya libertad exige Washington. La madre de Gross, que cumple 90 años el 15 de abril, sufre de cáncer de pulmón y su condición ha empeorado, según dice la petición enviada a Raúl Castro por Judy Gross, esposa del contratista preso. "Ruego que el presidente Raúl Castro abra su corazón para corresponder al gesto de Estados Unidos y nos dé una respuesta positiva", reiteró Gross en un comunicado enviado a la AFP el viernes. Fuente: Diario de Cuba

Este artículo es de hace 8 años

Archivado en:

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985

Esta Web utiliza cookies propias y de terceros, para mejorar la experiencia de usuario, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad y mostrar publicidad adaptada a sus intereses.

Más información sobre nuestra política de privacidad.