Importante muestra de grabados chinos se expone en Convento de San Francisco de Asís

Este artículo es de hace 8 años
La muestra de Grabados de la Nueva China (1949-2009) quedó inaugurada en el Salón Blanco del Convento de San Francisco de Asís. Incluye 60 obras de 48 artistas que han realizado su obra al calor de las transformaciones sociales y económicas vividas por el gigante asiático en las últimas décadas. Permanecerá abierta hasta el 14 de abril Desde el 1 de octubre de 1949 —fecha de la fundación de la República Popular China— hasta la actualidad, el arte del grabado vivió un gran desarrollo, testimonio de lo cual es la exposición que la Editorial de Arte de Hunan ha traído a La Habana. Según la reseña incluida en el catálogo elaborado para la muestra, “entre 1949 y 1953, los grabados ahondaban en el pasado reciente e intentaban vislumbrar el generoso porvenir” que se avizoraba para la gran China. Pero entre  1954 y 1966, el estilo artístico empleado “se torna más intimista y poético. La aparición del paisaje era una manifestación importante de natural lirismo (…) y al mismo tiempo surgen nuevas polémicas acerca de la relación contenido y forma y controversias sobre los temas fundamentales que el grabado contemporáneo chino” no podía eludir como los “: debates sobre la coherencia entre actitud política y actitud estética, el análisis sobre la autenticidad del arte y la vida, y las investigaciones sobre el lenguaje del grabado polícromo y del grabado en blanco y negro, entre otros”. “Durante la Revolución Cultural el grabado refuerza su discurso de “lucha y alabanza”, (…) pero en 1976, la Tercera Sesión Plenaria del Comité Central del Partido Comunista de China, convoca al arte gráfico a superar esa etapa” como signo de reforma y apertura,sobreviene entonces un período donde el arte se centra en “nuevos acercamientos sobre cómo comprender y abordar la historia y el presente”. “De 1985 a 1992 el grabado chino experimenta la purificación del lenguaje y la multiplicidad de poéticas” que le otorga la nueva generación de graduados universitarios en arte que además de xilografía comienzan a trabajar el grabado en cobre, piedra y otros soportes nunca antes empleados en China. Según los críticos, en la década del 90 se observa una declinación del grabado en China, no obstante, en las obras realizadas “asistimos a una conversión estética postmoderna (…), la nueva generación asume una expresión más rebelde, bajo diversos matices —dramática, paródica, sardónica, descreída, furiosa— cuyo patrón artístico enfrenta el mundo individual posible al mundo social vigente y en ebullición”, afirma la Editorial. Llegado el Siglo XXI, el grabado se revitaliza y logra restablecerse en los mercados nacionales e internacionales del arte. La muestra que podemos apreciar en Cuba permite evaluar la perspectiva histórica de ese desarrollo. Las obras que la integran fueron seleccionadas de entre los 700 grabados que integran la Colección de Arte de Hunan y según una de las curadoras, Shi Lang, especialista del Beijing Hexagon Art Center, discursan acerca de diversos aspectos de la identidad china como son sus tradiciones y filosofía. Cheng Ronyi —también curador de la muestra— explicó que constituye un testimonio del desarrollo socialista y los cambios culturales ocurridos bajo este sistema en China. En ella se ven la multiplicidad de líneas creativas que van desde los cánones técnicos y estéticos ancestrales hasta la influencia del arte occidental en las producciones más recientes. Integrada por xilografías -cromatografiadas o no- , litografías y serigrafías con motivos rurales y urbanos, bosques, ríos, planicies, campesinos cultivando la tierra, soldados cargando agua y jóvenes celebrando con cantos y bailes;  la muestra supera cualquier otra de su tipo que se haya expuesto en Cuba, según aseguró  Norma Jiménez, directora del Convento de San Francisco de Asís: “En ella se evidencia la excelencia de la técnica y también se conoce de la cultura e historia política de un país que en los últimos años experimentó grandes transformaciones”, dijo. Liao Xiashan, director de la Editorial de Arte de Hunan, comentó que este podría ser el paso inicial hacia proyectos de colaboración conjunta que permitan llevar a China el quehacer de los artistas cubanos contemporáneos. La Editorial de Arte de Hunan fue fundada en 1980. Desde entonces ha publicado más de 400 títulos distribuidos en China y el mundo, hasta superar la cifra de 80 millones de ejemplares que abordan la teoría del arte, el diseño artístico, la caligrafía y monografías sobre el arte de las minorías étnicas y sobre la obra de los más destacados artistas plásticos chinos, entre otros. Recientemente ha publicado una magnífica selección de ocho volúmenes, exclusivamente dedicados al arte autóctono de la provincia de Hunan. Fuente: Trabajadores.cu

Este artículo es de hace 8 años

Archivado en:

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985