«Mejor estar presos en Cuba que tirados en la calle en Alicante»

Este artículo es de hace 8 años
Este grupo de cubanos llegaron en virtud de un acuerdo entre su país y España, que se ha suspendido por falta de dinero, y ahora les obligan a dejar los pisos Seis familias de disidentes políticos se quedan sin el subsidio de Zapatero. Juan, que estuvo once años en prisión, participará en una protesta ante Cruz roja para pedir una solución. Juan (34 años) estuvo once años preso en Cuba. Opositor al régimen de Fidel Castro, le acusaron de piratería. Le dieron dos opciones: continuar en la cárcel o venir a España, donde le darían todo tipo de ayudas. No ha sido así. Le vendieron un paraíso que ha acabado siendo un infierno. «Mejor estar presos en Cuba que tirados como nos han dejado en Alicante. Allí, al menos, y por muy duro que sea, seguiré luchando», insiste. Así se encuentran seis familias de expresos políticos que se acogieron a un programa de acogida. En aviones fletados por el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, formaban parte de un grupo de cientos de cubanos disidentes que fueron trasladados a España y distribuidos por provincias. Entre ellas, Alicante. Juan, su hermano y sus sobrinos de 7 y 9 años llegaron hace aproximadamente un año a la capital de la provincia, donde recibían la ayuda del alquiler y unos 600 euros para cubrir gastos básicos -agua, luz, alimentación, transporte...- a través de Cruz Roja. Cumplían con todos los trámites establecidos en el acuerdo, prorrogable otro medio año, y que ahora se ha suspendido. El 1 de mayo tienen que abandonar el piso si no asumen el pago. ¿El motivo? Se acabaron las ayudas. «Nos sentimos engañados, ¿qué vamos a hacer con nuestros hijos y sin trabajo»», denuncia su hermano. Cuando a todos ellos les ofrecieron la posibilidad de hacer las maletas, carecían de una imagen real de la crisis económica tan brutal que estaban sufriendo los españoles. Con la censura a la que están sometidos y las pocas noticias que reciben del exterior, «nos aseguraron que tendríamos un trabajo». Aceptaron sin dudarlo, acudieron «a todos los cursos formativos que nos decían», y la realidad fue otra. Idalmis, periodista independiente y defensora de sus derechos en Cuba, así lo hizo, al igual que el resto de compatriotas que le han dado cobijo en sus casas cuando «me botaron del piso» el 31 de marzo. Ella ha sido al primera en sufrir del 'desahucio'. Con tres hijos de 13, 20 y 22 años, y con asilo político, ha tenido que dormir alguna noche en la estación de Renfe, hasta que el resto de familias le tendió una mano. «Los 'Castros' ya se deshicieron de mi casa allá y aquí, ¿qué me queda? He hecho todo lo que me pedían en Cruz Roja y no sé para qué. En el Servef nos comentaron que no servían para nada. No hay trabajo y tampoco nos podíamos desplazar a otra provincia a buscarlo porque si no lo perdíamos». El último ingreso que recibió fue de 93 euros «y tan solo me dijeron que me fuera». La misma llamada a recibió su compañera, también llamada Idalmis, que junto a su marido y su hija adolescente, acompañaron a su hermano, otro expreso político. «Nosotros no llegamos en pateras, nos trajeron aquí cuando ya sabían que todo esta mal, pero no nos informaron, y no tenemos la culpa de que haya habido un cambio de Gobierno en España». Sin dinero y, por tanto, sin opciones de retorno -la viabilidad de marcharse a EE UU es complicada por la burocracia- han enviado cartas al Gobierno y al Ayuntamiento de Alicante reclamando una solución. Mañana se concentrarán en la sede de Cruz Roja. Sienten que «se han burlado de nosotros». Fuente: La verdad.es

Este artículo es de hace 8 años

Archivado en:

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985

Esta Web utiliza cookies propias y de terceros, para mejorar la experiencia de usuario, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad y mostrar publicidad adaptada a sus intereses.

Más información sobre nuestra política de privacidad.