Margallo aseguró que no visitará Cuba si el gobierno no le permite reunirse con la disidencia y las Damas de Blanco

Este artículo es de hace 8 años
El ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, José Manuel García-Margallo, aseguró este martes que no visitará Cuba si el régimen castrista no le permite reunirse con la disidencia y con grupos como las Damas de Blanco. García-Margallo trasladó este mensaje al Gobierno cubano en su comparecencia ante la Comisión de Asuntos Iberoamericanos del Senado, en la que expuso las líneas generales de su política en relación con Iberoamérica. «Yo no iría a Cuba nunca si no puedo ver al Gobierno y a la oposición», dejó claro. El ministro lamentó que el régimen castrista le impida ver a las Damas de Blanco, de las que recordó que fueron reconocidas en 2005 con el Premio Sájarov del Parlamento Europeo por su defensa de los derechos humanos. «Mi agenda es ver a las Damas de Blanco» «Mi agenda es ver a las Damas de Blanco. Eso no puede ser, pues entonces no hay visita. En eso estamos», resumió García-Margallo, quien fue eurodiputado con el PP antes de ser nombrado jefe de la diplomacia española el pasado diciembre. Ha insistido en que el Gobierno español no pretende modificar el actual marco de relación entre la UE y Cuba, conocido como la Posición Común, mientras «no cambien las circunstancias» en la isla y el régimen dé pasos en favor de la democracia y el respeto de las libertades. De darse estos avances, se podrían buscar «interpretaciones flexibles» de la Posición Común, vigente desde 1996, que las autoridades de La Habana siempre han rechazado por considerarla una injerencia. Algunos pasos García-Margallo reconoció que el régimen castrista está dando algunos pasos en materia económica y de liberación de presos, pero ha subrayado que «falta mucho por hacer». Ha reiterado que no quiere para la isla nada distinto de lo que siempre quiso para España, tras recordar que él se opuso al franquismo. «No me gustan las dictaduras de ningún signo», zanjó. García-Margallo comentó que la relación con su homólogo cubano, Bruno Rodríguez, es de «diálogo permanente» y confió en que el país caribeño esté presente en la Cumbre Iberoamericana que se celebrará en Cádiz el próximo noviembre. Sobre la situación de los ex presos políticos cubanos acogidos en España desde julio de 2010, García-Margallo lamentó que la aportación económica que se les ha venido dando haya caducado. «La ayuda no puede ser eterna», señaló, al considerar que podría haber un «agravio comparativo» con los españoles que están en paro. Aun así, garantizó que el interés del Gobierno es investigar «caso por caso» para ver quién de los excarcelados cubanos «requiere de verdad ayuda» y facilitarles la búsqueda de un puesto de trabajo y la homologación de los títulos profesionales. Fuente: ABC.es

Este artículo es de hace 8 años

Archivado en:

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985

Esta Web utiliza cookies propias y de terceros, para mejorar la experiencia de usuario, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad y mostrar publicidad adaptada a sus intereses.

Más información sobre nuestra política de privacidad.