Festival Tribeca de New York muestra film sobre los balseros cubanos y sobre la migración obligada de indígenas en Brasil

Este artículo es de hace 8 años
La poco conocida historia de la "Marcha al Oeste" en Brasil y su influencia sobre las tribus indígenas del río Xingu, y el drama de los balseros cubanos, son dos de las primeras películas con acento latinoamericano presentadas en el festival de Tribeca en Nueva York. "Xingu" (2011), de Cao Hamburger, cuenta la migración impulsada por el gobierno al centro y oeste de Brasil para ocupar tierras "vírgenes", una historia de actualidad en medio de la polémica por la construcción de la gigantesca hidroeléctrica de Belo Monte en ese río en plena Amazonia. Hamburger se centra en la vida real de los hermanos Vilas-Boas, que formaron parte de esa proceso iniciado en la década de 1940 y que lucharon contra la corrupción y sus propias debilidades para tratar de salvar a las tribus nativas afectadas por el avance del "hombre blanco". Los impresionantes paisajes de la Amazonia, que hacen pensar a veces en "El corazón de las tinieblas" de Joseph Conrad, son el decorado para la épica historia de Orlando, Claudio y Leonardo Vilas-Boas que terminará en 1961 con la creación del "Parque Indígena de Xingu" en el noreste del estado de Mato Grosso (sur de la Amazonia). El parque nacional, en el que conviven actualmente 14 tribus de la región, es quizás el único compromiso posible en el dilema de "civilización y barbarie" en el que quedan envueltos los Vilas-Boas, los pueblos del río Xingu y el gobierno. Lejos de resolverse, este conflicto volvió a surgir recientemente e indígenas y ecologistas se oponen actualmente a la construcción de Belo Monte, destinada a ser la tercera mayor represa hidroeléctrica del mundo, detrás de la china Tres Gargantas y la binacional brasileño-paraguaya de Itaipú. Una historia diferente, aunque marcada también por la migración, es la que presenta Lucy Mulloy en su primer cortometraje "Una Noche" (2012), centrada en las desventuras y el extraño triángulo amoroso de dos jóvenes y la hermana de uno ellos que intentarán cruzar los 140 km que separan a Cuba de Miami. "La gente abandona Cuba en botes caseros, arriesgándolo todo. Todo el mundo en Cuba conoce a alguien que se fue o intentó irse; madres dejaron a sus hijos, maridos dejaron a sus mujeres. Algunos lo logran, pero muchos desaparecen o son devueltos por el mar, vivos o muertos", dice la directora al referirse al eje de su película. Esta coproducción estadounidense-cubano-británica participa en la competición oficial y está filmada en una Habana subterránea y de gente pobre que mezcla más miserias que costados luminosos, en un día a día en el que no se vislumbra un porvenir -al menos desde la visión occidental de progreso. En esta ciudad vibrante y decadente, sembrada de brotes de ternura y pequeños placeres, la película de Mulloy busca capturar desde una "perspectiva fresca" a la nueva generación de cubanos y su "cruda energía", algo que se ve en los tres personajes principales, jóvenes de entre 19 y 21 años. La relación entre los cubanos y el turismo, la lucha ante la desestabilización del núcleo familiar y la angustia y desesperanza de una juventud que quiere partir de la isla como sea, aunque no sepa muy bien para qué, son tres de las temáticas tratadas por la directora, que actualmente trabaja en "Una Noche Más". El Festival de cine de Tribeca celebra desde el jueves y hasta el domingo 29 de abril su 11ª edición, con un programa de 89 filmes y 60 cortometrajes seleccionados que representan a 46 países. Fuente: Ecodiario.eleconomista.es

Este artículo es de hace 8 años

Archivado en:

Playlist de videos en CiberCuba


Comentarios


¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985