El problema de la leche en polvo que se entrega para enfermos en Cuba

Este artículo es de hace 8 años
Con la creación del Dietario Médico Nacional, en el año 1982, comenzó en Cuba el programa de dietas para la población de riesgo, con el objetivo de reforzar la alimentación en dependencia de su padecimiento. Tres décadas después, pese a la difícil situación económica que ha vivido y vive la nación, y sorteando los vaivenes de un mercado internacional donde cada día se elevan más los precios de los alimentos, Cuba continúa subsidiando para este grupo poblacional productos como la leche en polvo. Anualmente se importan unas 31 mil toneladas de leche entera (LE) y 9 500 de leche descremada (LD) para cubrir las necesidades. De este volumen,  3 350 toneladas de leche entera y 4 700 de leche descremada son destinadas a las dietas, aproximadamente un 26 % de lo que se importa para el balance anual. A pesar del precio elevado que Cuba paga por este producto, a los pacientes que se les asigna leche por dieta médica (unas 30 de los 38 tipos de dietas médicas llevan leche), se les vende a precios subsidiados —2.00 pesos (MN) el kilogramo de leche descremada y 2.50 pesos MN el de la entera, que según los precios descritos con anterioridad le costaron al país 3.50 y 4.00 dólares, respectivamente. ¿A QUIÉNES Y POR QUÉ SE ENTREGA? Al cierre del pasado año sumaban un millón 145 mil 069 las dietas de leche en todo el país. A este número se incorporan, por concepto de dietas especiales, unas 9 560 destinadas a los niños y adolescentes de hasta 18 años, 11 meses y 29 días de edad, que padecen enfermedades crónicas. Ellos llevan un volumen de leche superior al kilogramo que se entrega mensualmente en el resto de las dietas. Las embarazadas reciben un kilogramo y medio. Alrededor de 130 toneladas anuales se dedican a las dietas especiales de leche entera y unas 30 toneladas a las de leche descremada. La doctora Santa González, del Instituto de Nutrición e Higiene de los Alimentos, ratificó que, desde el punto de vista organoléptico y de sus componentes (carbohidratos, aminoácidos, proteínas), estos productos son los adecuados para la población de riesgo y poseen la calidad requerida. Hay territorios del país en que estas dietas se dan en leche fluida. No puede desconocerse cuántos esfuerzo y recursos se invierten para garantizar que cada dieta llegue a su destinatario, en un contexto donde cada vez es mayor la población envejecida y las enfermedades crónicas no trasmisibles ascienden; lo que sin duda anuncia una tendencia al incremento de las dietas médicas. En diciembre del 2011, solamente por diabetes mellitus recibían leche 587 191 pacientes, lo cual constituye la enfermedad con más dietas asignadas. De ahí que sea imprescindible que la población aproveche adecuadamente este producto y sea consciente de cuánto cuesta proteger su salud. ¿SE APROVECHA ADECUADAMENTE ESTA PRERROGATIVA? Consumidores entrevistados por Granma en municipios como La Habana del Este y Centro Habana, refieren que no les agrada la leche en polvo descremada que se les entrega, porque "su sabor no es igual al de la leche normal" (leche entera) o "no se disuelve totalmente, por lo que hay que mezclarla con otra leche". Varios de ellos admitieron que incluso la venden a otras personas en el "mercado negro" a un precio mucho mayor (que puede ir desde los 25 pesos hasta los 60 pesos el kilogramo, en dependencia de la provincia del país, siendo más elevado su costo en la capital). Con este dinero adquieren, también en el "mercado negro", la leche entera que no deben consumir por sus limitaciones médicas. Es sabido que esta última también se vende con el objetivo de lucrar, y los precios oscilan en un rango algo mayor, al tener mayor aceptación. No puede ser este producto, para cuyo subsidio se erogan anualmente millones de dólares, el que venga a cubrir, ilegítimamente, la demanda general de la población. Alcanzar este propósito depende de aumentar las producciones internas y crear las condiciones para conformar una industria nacional. Por otra parte, no es fortuito que un especialista indique el consumo de leche descremada a un paciente que padece de colesterol alto o diabetes, precisamente porque son las características de esta leche, baja en grasas, las ideales para su alimentación y el control de su padecimiento. Independientemente de esto, pudiera revisarse si algunas de las inconformidades de la población como que la Leche Descremada no se disuelva siempre adecuadamente, vengan dadas porque en ocasiones el producto esté vencido o presente problemas de calidad. Cierto es que no todos los que reciben este producto por concepto de dietas médicas siguen tales comportamientos, de modo que sería oportuno continuar estudiando fórmulas para subsidiar a personas en lugar de productos. Fuente. Granma

Este artículo es de hace 8 años

Archivado en:

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985