“Mi energía es de Miami, y mi oración es para Cuba”, afirma Tomás Regalado, alcalde de Miami

Este artículo es de hace 8 años
El alcalde de Miami defiende que EE UU niegue cualquier apertura con Cuba Es el alcalde de Miami, Estados Unidos; se llama Tomás Regalado, y si uno lo viera en medio de la Quinta Avenida sabría enseguida que procede de Canarias. Y sí, de cerca, este hombre es cubano, pero su ascendencia es de Tenerife. Lleva desde 2009 rigiendo los destinos de la ciudad en la que vive desde 1962, cuando comenzó su exilio. Tiene 64 años. Nada más sentarse a tomar un café con leche —“los cubanos solo desayunamos café con leche”—, Regalado enseña un libro que narra el pasado y el presente de la ciudad que dirige... “Ahora Miami tiene 118 años, y es una de las pocas ciudades del mundo que fundaron dos mujeres, que además no se querían, Julia Tuttle y Mary Brickle...”, dice. “Eran adversarias, tenían propiedades a los lados del río, y su competencia dio de sí la ciudad que tenemos hoy”. Deja a un lado los cruasanes, se concentra en el café con leche. “Esa es la dieta cubana. Café cubano durante todo el día, ¡para que suba la bilirrubina!”. Y cuando hay que comer, “arroz, frijoles, plátanos fritos”. Miami y Tampa disputan “para saber cuál tiene el mejor sándwich cubano”. En Tampa viven cubanos desde la independencia, pero el alcalde cree que Miami, “que es una bomba demográfica”, presenta una mayor variedad de comidas isleñas. “No somos la mayoría, pero Cuba gravita sobre Miami por la mañana, por la tarde y por la noche”. Sobre todo por la noche, imagino. “No, no, desde por la mañana. Por la mañana nos levantamos los cubanos a tumbar a Fidel todos los días”. ¿Cómo acabará esa historia? El alcalde es republicano y periodista; trabajó para Univisión y para otras emisoras retransmitiendo desde Washington a Miami los mandatos de Reagan y de Bush padre, y cree que lo que estos hicieron con respecto a Cuba —negar cualquier apertura— es lo que hay que hacer. Le repito la pregunta: ¿qué va a pasar con Castro? “La solución es biológica. El fin de Fidel y el final de Raúl serán la solución de Cuba, pues con ellos en el poder no hay nada que hacer”. Él cree que los Castro “están sumamente aferrados al poder, son absolutistas, intransigentes, y mantienen lo que dijo Fidel cuando empezó: con la Revolución todo, fuera de la Revolución nada. Y al que está fuera de la Revolución no le permiten ni tirar un papel al suelo”. Los cubanos “somos menos que los mexicanos en Estados Unidos”, pero dominan la política, “y frenan desde el Senado y desde el Congreso cualquier acercamiento a La Habana”. El lobby cubano, dice, “es casi tan efectivo como el lobby judío”. ¿Y no deben abrirse un poco? “No, porque las heridas no se han restañado. Cada cubano en Miami tiene cicatrices, heridas que sufrieron sus familiares. Esa es una situación permanente hasta que se reivindique la libertad”. Ha venido a firmar un convenio con Cantabria “de cooperación económica y cultural, pues un puesto de trabajo en España es un puesto de trabajo en Miami”. ¿Y de dónde es usted ahora, 50 años más tarde? “Mi energía es de Miami, y mi oración es para Cuba”. Tomás Regalado apura el café con leche hablando de arroz con huevos fritos, de frijoles, de aguacate... Potajes de garbanzos, vaca frita. Cuba es, también, su sabor. Fuente: sociedad.elpais.com

Este artículo es de hace 8 años

Archivado en:

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985

Esta Web utiliza cookies propias y de terceros, para mejorar la experiencia de usuario, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad y mostrar publicidad adaptada a sus intereses.

Más información sobre nuestra política de privacidad.