Por primera vez en la historia del voleibol en la Isla, ninguno de sus dos elencos clasificó para los Juegos Olímpicos y no ten

Esta noticia es de hace 8 años
El voleibol, en uno y otro sexos, entró en los Juegos Olímpicos de Tokio’64 y el debut de Cuba ocurrió en Munich’72. Cuatro años más tarde, en Montreal, los varones de la Isla conquistaron su única medalla en estas citas, la de bronce. En aquella década fructificó la presea dorada de las mujeres en el Campeonato Mundial de 1978, en Leningrado. Intercalados con otras actuaciones destacadas, después llegaron los éxitos en los Olímpicos de Barcelona’92, Atlanta’96, Sydney’00, el tercer lugar de Atenas’04, y sumaron los títulos de los Mundiales de Brasil’94 y Japón’98. Los varones obtenían el oro de la Liga’98. Cuba resultó el único país del planeta que en una Copa Mundial, la de 1989 —siempre con sede en Japón— ganó los primeros lugares femenino y masculino en una misma edición, hito hasta ese momento inalcanzable para potencias como la ex URSS, Brasil, Italia, China y Estados Unidos. DOS EXPERIENCIAS DIFERENTES Por primera vez en la historia del voleibol en la Isla, ninguno de sus dos elencos clasificó para los Juegos Olímpicos y no tendremos representación en los deportes colectivos. Las muchachas fallaron ante República Dominicana en el NORCECA, sexteta que se ha superado en los últimos tiempos, cuando este deporte en ese país ha experimentado un impulso, con jugadoras de experiencia en ligas foráneas. Aquel torneo —clasificado el campeón olímpico Estados Unidos en la Copa Mundial’11— podía haberlo ganado cualquiera de las dos escuadras antillanas. Lo inconcebible ocurrió en el Preolímpico de Tokio, segunda oportunidad para acceder a Londres’12. Fue desalentador leer las declaraciones del mentor Juan Carlos Gala, cuando afirmó que su equipo no estaba a la altura de la competencia y reconoció el descenso general en el ánimo. Solo dos victorias, ante los débiles Perú y Taipei de China, frente a cinco reveses, incluidos los sufridos a manos de Tailandia y Japón, siempre sometidos a pesar de su rápido accionar y hermética defensa. No solo faltaron motivación y combatividad, también estuvo ausente esa responsabilidad de reconocerse como un colectivo heredero de una bella tradición de lucha. No se trata de exigirles lo que aún no está a su alcance debido a la corta experiencia de algunas regulares, menos compararlas con las otrora tricampeonas olímpicas y mundiales. Hablamos de esas necesarias disciplina y entrega diaria en pos de mejorar, que mucho bien le hace a la vergüenza deportiva. Sin embargo, ahora en el Grand Prix, han superado a las mismas rivales de Sudcorea y Japón, dos de sus vencedoras en el Preolímpico, para concluir invictas en la primera semana al superar 3-1 a Turquía, ayer. Para el elenco masculino era demasiado fuerte clasificar en la Copa Mundial’11. Y ahora, como cuatro años atrás, pierde ante Alemania 2-3 en el Preolímpico, mas es preciso ponderar que ha pasado por un constante proceso de renovación (golpeado por las bajas debido a razones personales) después de la medalla de plata del Mundial’10. Tiene su lado vulnerable en sus bloqueadores centrales, posición donde tarda más de un quinquenio madurar, amén de no poseer una reserva probada para mantener un ritmo estable de juego. Aún así, perdió el sábado un disputado tie break 18-20 a manos de unos alemanes curtidos, quienes capturaron el pase olímpico al desbancar ayer a la República Checa 3-1, mientras los nuestros blanquearon a la India. Hubo fuerte batalla contra los teutones. Más no se les puede pedir. Fuente: Granma

Esta noticia es de hace 8 años

Archivado en:

Playlist de videos en CiberCuba

Comentarios


¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985

Esta Web utiliza cookies propias y de terceros, para mejorar la experiencia de usuario, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad y mostrar publicidad adaptada a sus intereses.

Más información sobre nuestra política de privacidad.