Virgilio siempre en casa

Este artículo es de hace 8 años
El empeño de amigos, intelectuales y admiradores del autor de Electra Garrigó han hecho posible su regreso a La Habana desde ayer, cuando quedó inaugurado en el Aula Magna de la capitalina Universidad de San Gerónimo, el Coloquio Internacional Piñera Tal Cual, a propósito del Centenario de este escritor esencial de las letras cubanas. Traerlo —expresó el crítico y dramaturgo Norge Espinosa antes de presentar a Antón Arrufat, Premio Nacional de Literatura y gestor del evento, encargado de pronunciar las palabras inaugurales— es recuperar un paisaje donde su manera de ser ya nos toca y nos contamina. La certeza de que su centenario se celebraría por todo lo alto, expresada por el propio Virgilio una noche de 1978, en tiempos de ostracismo, fue punto de mira en la intervención de Arrufat, quien rememoró pasajes de la vida del amigo que, pleno de esa fe que nunca lo abandonó y lo hizo sustituir "al dios trascendente por la literatura trascendente", aseguraba, convencido de que "ya volverían las aguas a su lugar". Las obras están hoy ahí, impresas las inéditas y reeditadas las que ya vieron antes la luz, al alcance de la mano de cuantos quieran acceder a ellas. El propio coloquio "no es un comienzo sino una culminación", muestra fehaciente de la estancia permanente de Virgilio en los predios de la cultura cubana. La lectura de Isla, poema donde, como una más de esas travesuras literarias suyas, Piñera queda convertido en una de ellas, dio paso a los primeros ponentes entre los que estuvieron el crítico y escritor peruano Julio Ortega (Universidad de Brown, Estados Unidos); el especialista en literatura Thomas F. Anderson, (Universidad Notre Dame, Estados Unidos) y la doctora Mayerín Bello (Universidad de La Habana). Fuente: Granma

Este artículo es de hace 8 años

Archivado en:

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985