Concluye en La Habana tope beisbolero Cuba-EE.UU., el último juego fue ganado por Estados Unidos

Este artículo es de hace 8 años
El equipo nacional universitario de Estados Unidos derrotó este lunes 5-4 a Cuba en el quinto y último partido del tope amistoso, celebrado en el mítico estadio Latinoamericano de esta capital. Los colegiales norteamericanos ganaron el primer y quinto desafíos de la serie y dejaron una magnífica impresión en la fanaticada local, que presenció como su selección nacional elite sufrió para obtener el triunfo en el segundo, tercero, y cuarto choques, para agenciarse la victoria global. En ese último encuentro, el manager norteño David Serrano colocó a sus tres mejores lanzadores para "terminar por todo lo alto su estancia en La Habana", y su osadía dio los frutos deseados al asegurar el éxito. Serrano abrió con su gran astro, el zurdo Carlos Rodon, relevó con el derecho Jonathon Crawford y cerró con el veloz diestro Bobby Wahl, lanzadores que superan con soberana facilidad las 93 millas por hora. Pese a su jerarquía innegable, Rodon tuvo su peor salida en mucho tiempo, al trabajar seis entradas en las que admitió ocho hits, propinó solo cuatro ponches, y le fabricaron tres carreras, todas limpias. Cuba es un magnífico equipo, no tuve el control habitual sobre mis lanzamientos y pagué por ello. Un descuido con esos bateadores se paga caro, declaró a Prensa Latina Rodon, finalista en el Golden Spikes-2012, premio al mejor jugador de la Primera División de la Liga Colegial estadounidense. La escuadra antillana tomó el mando en el partido en el segundo capítulo por cuadrangular en solitario de Alfredo Despaigne, su segundo en el tope, líder, empatado con su connacional Frederich Cepeda y los visitantes D.J. Peterson y Michael Conforto. Sin embargo, Estados Unidos reaccionó de inmediato con dos carreras en la parte alta del tercer episodio, que provocaron la temprana explosión del derecho Odrisamer Despaigne, en su primera salida de la justa. En esas dos anotaciones incidieron de manera decisiva sencillo impulsor de Conforto a la pradera central y boleto de Despaigne a Marco Gonzales con las bases llenas, que trajo "de caballito" la segunda anotación. Los cubanos amenazaban constantemente ante Rodon, pero tuvieron que aguardar hasta la quinta entrada para anotar. En esa ocasión registraron dos carreras al pizarrón gracias a sendos sencillos de Guillermo Heredia y Cepeda, ambos luego de dos outs. El partido arribó al octavo inning con ventaja 3-2 para Cuba y muchos pensaban ya en una cuarta victoria cuando despertó la maquinaria ofensiva del cuadro visitante, liderada por uno de sus fenómenos, el jardinero Johnny Field. Una base por bolas y tres pelotazos de los relevistas cubanos en ese episodio provocaron el empate a tres carreras, y de paso dejaron la escena lista para que Field disparara potente sencillo de línea entre las praderas izquierda y central, que remolcó dos compañeros para el plato y puso 3-5 el marcador. Los locales hicieron una carrera en el final de ese octavo capítulo, impulsada por el emergente Alexei Bell ante el relevista Crawford, y dejaron el choque al rojo vivo, 4-5. Pero el marcador final no se movió, en gran medida por la faena del taponero Wahl, quien tras otorgar boleto a Rudy Reyes propinó dos ponches al hilo y retiró en inofensivo rodado al campo corto a Yulieski Gourriel, para finiquitar el triunfo y apuntarse el salvamento. El crédito de la victoria correspondió a Crawford, segunda en el tope, mientras el revés fue a la hoja de servicios de Antonio Romero, quien trabajó con notable inefectividad en el octavo inning. Ofensivamente, por los ganadores brillaron Austin Cousino (dos sencillos en tres oportunidades), y Field (hit y dos impulsadas), mientras por los derrotados sobresalieron Cepeda (tres hits en cuatro turnos ofensivos) y Despaigne (sencillo y jonrón en tres veces al bate). Este tope deparó cientos de lecturas. Algunas de ellas: el béisbol colegial estadounidense tiene un nivel extraordinario; Cuba llegó perdiendo al noveno inning en cuatro de los cinco partidos; los lanzadores antillanos -salvo excepciones- dejaron más inquietudes que satisfacciones; la calidad de varios jugadores norteños -incluidos los tres serpentineros de este último choque- les asegura un futuro promisorio en las Grandes Ligas de su país. Asimismo la ofensiva cubana creció notablemente durante el torneo contra lanzadores de enorme talento; los caribeños mostraron garra al revertir dos partidos in extremis; los topes Cuba-Estados Unidos siempre son cerrados. De esta manera concluyó el tope bilateral, que volvió a escena gracias a la buena voluntad de ambas partes luego de su cancelación en 1996. Dentro de un año se volverá a repetir, aunque en suelo estadounidense. Estos equipos viajarán a Holanda para intervenir en el Torneo de la Semana Beisbolera de Haarlem, previsto del 13 al 22 del corriente mes. En ese certamen también participarán las escuadras de Puerto Rico, Taipei de China, y Japón, además del equipo anfitrión, monarca de la última Copa Mundial, celebrada en Panamá en 2011. Resultado: Estadio Latinoamericano, La Habana. 123 456 789 C H E. -Estados Unidos (2-3) 002 000 030 5 7 1. -Cuba (3-2) 010 020 010 4 9 1. Ganó: Jonathon Crawford (2-0). Perdió: Antonio Romero (0-1). Salvó: Bobby Wahl (2). Hr: Alfredo Despaigne. Fuente: Notinet. Cubaweb

Este artículo es de hace 8 años

Archivado en:

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985