Buscar eficiencia para nuevos servicios

Esta noticia es de hace 6 años
En diciembre del 2013, durante la sesión ordinaria de la Asamblea Nacional del Poder Popular, en la Comisión de Atención a los Servicios, directivos de ETECSA anunciaron la apertura de una serie de opciones que favorecerían a los usuarios de Cubacel y que comenzarían a funcionar a partir del segundo semestre del 2014. Por ello, a inicios de este mes de junio, los clientes de la telefonía móvil comenzaron a preguntarse, entre otras cosas, cuándo podrían acceder a los mismos.   Sobre esto y las deficiencias que afronta la empresa y que afectan a los usuarios desde hace algunos meses, Granma conversó con Luis Manuel Díaz, director de Comunicación Insti­tucional de ETECSA.   “La empresa —explicó Luis Manuel—, mantiene el compromiso de cumplir con los servicios anunciados, pero el segundo semestre comenzó el 1ro. de junio y termina el 31 de diciembre. Hay algunos servicios que pudieran salir quizás al inicio del semestre y otros al final, de acuerdo con la conclusión de las inversiones”.   —¿Cuáles serán estos primeros servicios?   —Los primeros servicios que están anunciados para salir son la transferencia de saldo (posibilidad de desviar crédito de un celular a otro) y la extensión del ciclo de vida del celular a 11 meses. Los demás deben esperar un poco.   —En los últimos meses los usuarios de telefonía móvil han experimentado una serie de deficiencias en el servicio que van desde la imposibilidad de comunicarse con otro móvil o el envío fallido de sms, por ejemplo. ¿Cuáles han sido las causas de estas afectaciones?   —Inicialmente comenzó por un uso intensivo del servicio. Generalmente las personas cuando contratan el servicio hacen un mayor uso de este. Por ejemplo, desde el mes de marzo y hasta el cierre de mayo, ha habido un crecimiento de 173 mil 98 nuevos teléfonos móviles y se han contratado para la navegación por correo Nauta 238 mil 687 usuarios. Eso ha generado un tráfico donde se han pasado, desde marzo hasta la fecha, 29 millones de correos, lo que significa un promedio de 400 mil correos diarios y dos terabytes de información en total.   “Sin dudas ha habido un uso intensivo de los servicios, aunque es cierto que existen dificultades puntuales en algunos lugares céntricos, con un nivel de congestión determinado, como La Habana Vieja o el Vedado, y hay que ejecutar algunas inversiones para motivar que se resuelva, como la instalación de 80 radiobases en todo el país, de las cuales se han instalado 34 ya”.   —¿En qué medida la instalación de esas radiobases resolverían los problemas?   —La radiobase es la estación mediante la cual están los canales de radio que hacen posible conectar al celular con el resto de los elementos de la red que transmite la llamada. Es el lugar más próximo al cliente, y más o menos en un radio de dos a tres kilómetros existe una radiobase. En dependencia de la concentración de personas que haya en los lugares hay que hacer los radios más grandes o más chiquitos. En estos lugares se han situado las radiobases, y esas inversiones están dirigidas a los lugares donde existe algún tipo de congestión en la red.   —Antes de ofertar el servicio de correo Nauta, ¿se realizó algún estudio de factibilidad o diagnóstico para saber cuántas cuentas se podían contratar o las posibles implicaciones del servicio para la comunicación?   —Se realizó el estudio. En las salas de navegación, el correo nauta no era el servicio más popular. Más del 97 % de los usuarios, cuando se abrió la sala de navegación, lo que hacían era navegación internacional, y actualmente sigue utilizándose poco la navegación nacional, que tiene un precio mucho más barato de 0.60 centavos la hora.   “Había alrededor de 20 mil cuentas de correo creadas y la mayoría no se utilizaban. Al crear la facilidad de que esas cuentas se pueden consultar desde un terminal móvil, ha traído una apertura de más de 200 mil cuentas en tres meses. Estaba planificado que los crecimientos no fueran de esa forma tan abrupta  y las cuentas se iban a diseminar a lo largo del año no en solo tres meses.   “Además un nuevo servicio que se implementa en la red siempre requiere de ajustes y ya se tiene la experiencia de lo que ha ido ocurriendo, especialmente en lo relacionado con el uso intensivo del servicio.   “Una señora me comentaba, por ejemplo, que consulta hasta 80 veces al día el correo, y eso se corresponde más con un servicio de chateo. El correo normalmente uno lo consulta dos o tres veces al día nada más. Cada vez que usted chequea el correo, requiere recursos de red que hace que tenga que intercambiar información con los servidores y esas capacidades son finitas por lo que hacer un uso intensivo puede ocasionar en momentos puntuales algún tipo de congestión”.   —Uno de los servicios que se prevén es la navegación de Internet a través del móvil. ¿No ocasionaría esto problemas similares o incluso peores? —La empresa tiene una estrategia para los servicios de navegación. Se ha dado prioridad a los puntos de acceso colectivo, que en el segundo semestre se van a ampliar junto con las salas que tengan acceso a wi-fi (conexión inalámbrica). Hoy en muchos hoteles con la misma tarjeta que se usa en las salas de navegación, se puede acceder a la web a través de wi-fi. La empresa en el segundo semestre va a ampliar estas áreas de cobertura wi-fi y está previsto que en un momento determinado, aunque no tenemos la fecha prevista, se pueda navegar desde los teléfonos móviles, depende de las inversiones que se concluyan en el tiempo estimado.   “Se están creando las condiciones y reforzando las inversiones para que esos problemas no se vuelvan a presentar”. —¿Se prevé alguna rebaja del precio de las líneas u otros costos?   —Hoy no es un secreto que el precio o la tarifa es un elemento regulador de las capacidades de tráfico. Si se baja abruptamente la tarifa puede haber un problema en la calidad de la prestación de los servicios, incluso puede llegar a colapsar la red, porque las capacidades hay que crearlas en la medida en que se ejecuten las inversiones.   “ETECSA, aunque es una empresa mixta, es una empresa cubana insertada en la economía cubana, con los mismos problemas que tiene el resto de las empresas del país para invertir. Tiene que crear las capacidades y la gran mayoría de lo que necesita la empresa debe comprarlo en el extranjero: el equipamiento, los terminales telefónicos, etcétera.   “Además de los crecimientos de los nuevos servicios, las tecnologías de las telecomunicaciones envejecen a un ritmo acelerado. A los cinco, seis y ocho años, una central ya está obsoleta y hay que sustituirla y cuesta millones de pesos hacerlo. Eso hace que no todo el marco de inversiones que se aprueba pueda ser crecimiento, sino también para el tema de sustituir la tecnología obsoleta”.   —Desde hace un tiempo vemos una nueva figura en diferentes puntos de las ciudades: el agente de telecomunicaciones, casas particulares donde se pueden adquirir cupones de recarga o pagar las facturas telefónicas. ¿Cuáles han sido los resultados de este servicio?   —Debemos enumerar algunos factores. ETECSA tiene una red de venta de más de 400 puntos que están ubicados a lo largo del país en las cabeceras municipales y zonas de mayor importancia económico-social, pero eso no ha sido suficiente, porque ETECSA ya tiene más de dos millones de líneas móviles y un millón de teléfonos fijos, además de alrededor de seis millones de tarjetas propias activadas. Es decir, todo eso requiere operaciones de comprar tarjetas, pago de facturas, recargas, etc., por lo que ha sido para nosotros una  gran oportunidad la de crear la función del agente de telecomunicaciones.   “Inicialmente existía una modalidad que eran los llamados centros agentes (cerca de 18 mil 500 en el país), para hacer llamadas telefónicas básicamente, y hoy está la facilidad de que puedan vender los servicios que oferta la empresa. Mayormente hoy el servicio que ofertan es la venta de cupones de recarga de la móvil, la tarjeta Propia y el pago de la factura telefónica. Comenzó desde octubre del 2013 y se ha venido consolidando en este año, para propiciar la eliminación de las colas en los puntos más concurridos.   “Se ha ido creando esta figura en los barrios de las principales zonas y la verdad es que ha tenido muy buena aceptación, pues se venden los servicios a los mismos precios que los vende ETECSA, no hay incremento”.   A pesar de las limitaciones (tecnológicas y económicas) que sabemos condicionan el desarrollo de la sociedad cubana, el cliente de telefonía móvil paga por un servicio y, por consiguiente, exige una serie de garantías acordes con los precios, que son por demás elevados. Mayor eficiencia, unido a una mejor comunicación entre la em­presa y los usuarios, serán las claves para lograr un servicio de más calidad y que es hoy, quién lo duda, una necesidad. Fuente: Granma

Esta noticia es de hace 6 años

Archivado en:

Playlist de videos en CiberCuba

Comentarios


¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985

Esta Web utiliza cookies propias y de terceros, para mejorar la experiencia de usuario, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad y mostrar publicidad adaptada a sus intereses.

Más información sobre nuestra política de privacidad.