Escasean productos de aseo personal en Cuba

Este artículo es de hace 6 años
El gobierno cubano reconoció que tanto en las tiendas en divisas como en moneda nacional faltan los productos de aseo y limpieza. “El desabastecimiento de ciertos productos de aseo y limpieza comercializados en la red de tiendas recaudadoras de divisas y los mercados artesanales industriales (MAI) se ha convertido en un fenómeno cíclico, pese a los intentos de la industria por cumplir sus planes y pese al trabajo de las cadenas por compensar con las importaciones los desequilibrios”, señala Granma. No hay colonia, talco y máquinas de afeitar en las tiendas cubanas. Tampoco hubo desodorante y papel sanitario durante los primeros meses del año. En los primeros meses del año productos como el desodorante, el papel sanitario estuvieron fuera del mercado casi en su totalidad. Ya en estos momentos han logrado “estabilizarse”, pero otros no han corrido la misma suerte. En la tienda Carlos III por ejemplo, ubicada en Centro Habana y perteneciente a la cadena Cimex, no hay colonias, talcos, máquinas de afeitar, quita esmaltes… los cuales, según la dependiente, “hacía rato no entraban”, señala el diario oficialista cubano. “La perfumería está en cero, excepto las líneas de boutique, y las cantidades de talco apenas alcanzan para unos minutos”, refirieron las trabajadoras de La Época En la tienda Trasval, Granma señala “la poca presencia de perfumes contemplados en las líneas económicas y la falta de las refrescantes colonias también apuntaba hacia el desabastecimiento. Tampoco el centro comercial La Puntilla de Cimex, en Playa, escapaba a la ausencia de estos artículos”. El órgano oficial del Partido Comunista de Cuba ofrece diversas explicaciones de los directivos de los ministerios de Industrias y de Comercio Interior, así como de las cadenas TRD Caribe y Cimex. Todas se resumen en incumplimientos de planes de producción debido a la falta de dinero para comprar las materias primas para la elaboración de artículos. La situación contrasta con el hecho de que, precisamente por falta de fondos, no se han podido realizar las importaciones de estos artículos desde el extranjero. “En los surtidos dirigidos a las tiendas recaudadoras de divisas. Intentamos mantener en niveles similares al 2013 el champú, crema dental, jabón y desodorante, explica el especialista. Sin embargo, hubo una disminución drástica en determinadas líneas como la perfumería familiar y selectiva, las cremas de afeitar, productos para el tratamiento del cabello, protectores solares”, señaló Geanny Bello Campo, director general de la Unión Suchel. “Asimismo la producción de colonias (perfumería familiar) decreció notablemente. Del millón 557 mil unidades hechas en el 2013 por Suchel Regalo, apenas pudo comprometerse con un 44 % para este periodo. En tanto Suchel Camacho de los cuatro millones 381 mil 600 unidades correspondientes al año anterior, solo incorporó un exiguo 35 % para el 2014”, afirma Granma. “En cuanto al desodorante, aclara Lázaro Trejo, jefe del Grupo de Atención a la Producción Nacional de la Dirección de Compra, desde el cuarto trimestre del 2013 se venía arrastrando un déficit en el mercado. No fue hasta abril que la producción nacional comenzó a entregar los niveles requeridos. Pero en el caso de colonias, cremas capilares e hidratantes, tintes para cabello, esmaltes de uñas, peróxidos… la demanda cubierta de TRD y Cimex quedó muy por debajo de lo solicitado”, agrega el rotativo. “Para el 2014 el MINCIN demandó al Grupo Empresarial de la Industria Química (GEIQ) unos 8 millones 720 mil 879 litros de lejía de cloro y solo pudo contratar el 29 % de ese volumen. Asimismo solicitó unos 4 millones 556 mil 473 litros de salfumán y apenas le respaldaron el 7 %, comentó Marlen Noval Rivas, directora comercial del Grupo Comercializador de Productos Industriales del MINCIN. Lissette Alonso, vicepresidenta del GEIQ, alude a la imposibilidad de la industria de ampliar las coberturas debido al deterioro tecnológico de la Empresa Electroquímica de Sagua, única de su tipo, con más de 30 años de explotación”, indica Granma. A toda esta retahíla de incumplimientos, escasez y tecnologías obsoletas y deterioradas, los funcionarios solo pueden responder que faltan unos productos pero hay otros, como si se tratara simplemente de un problema de sustituciones. En la tienda La Popular, no hay productos de limpieza como desgrasadores, desincrustantes, salfumán y lejías de cloro. “Estos últimos, dijo el administrador Raúl Santiesteban, no formaban parte de sus inventarios hacía alrededor de 3 meses”, de acuerdo a Granma. Sin embargo, el administrador dijo que había jabón de lavar y de tocador, así como detergente líquido. Así que si un cubano quiere quitar la grasa debe dejarlo para el futuro, mientras al menos puede bañarse. Eso sí, tiene que dejarse la barba. Fuente: CubaEncuentro.com

Este artículo es de hace 6 años

Archivado en:

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985

Esta Web utiliza cookies propias y de terceros, para mejorar la experiencia de usuario, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad y mostrar publicidad adaptada a sus intereses.

Más información sobre nuestra política de privacidad.