Palabras de presentación de Fernando Pérez del documental de Alejandro Ramírez en el cine Chaplin

Este artículo es de hace 6 años
Buenas noches:   Quiero agradecer a Alejandro Ramírez por haberme dado la oportunidad de presentar el documental que verán ustedes esta noche y así poder felicitar personalmente a Silvio Rodríguez.   Siempre he admirado en Silvio su afán por ejercer (permanentemente y muchas veces contra viento y marea) su criterio propio, lo cual lo ha convertido en una figura con frecuencia incómoda para tirios y troyanos. Sus criterios  han provocado y provocan la polémica entre aquellos que se colocan más a la izquierda, más al centro o más a la derecha de sus opiniones, pero lo que nadie, absolutamente nadie, podrá negar es la coherencia de su poética y de su pensamiento.   Obra poética que ya ha trascendido en el tiempo y pensamiento que lo ha definido (a lo largo de su vida) como un artista, un hombre de su tiempo. Es por esta última razón que desde hace casi cuatro años, Silvio, hombre y artista de su tiempo, ha emprendido una gira por los barrios más populares y menos visibles en nuestros medios de comunicación… y en otros medios.   Pero no verán ustedes esta noche un documental sobre Silvio Rodríguez. “Canción de barrio” es un documental sobre las causas que han motivado estos conciertos y que, desde la primera experiencia en La Corbata, va develando, capa a capa, barrio a barrio, el dolor, el deterioro, la imaginación, la violencia, la resignación, el humor, la indignación, la desesperanza y la precaria esperanza de aquellos que sobreviven una parte ya demasiado extendida (y con frecuencia silenciada) de nuestra realidad. Verán ustedes como, en una asociación inquietante y movilizadora, canciones clásicas como Casiopea, La era está pariendo un corazón, El necio, El papalote adquieren una nueva y emotiva dimensión al enlazarse con los sencillos, espontáneos, francos y generosos testimonios de personajes que devuelven un rostro concreto y humano a barrios considerados genéricamente como “problemáticos”.   Problemas que no son exclusivos de estos barrios porque, más allá de condiciones materiales, son problemas que nos conciernen a todos. Sabemos que hoy nuestro país está abocado a necesarios y riesgosos cambios estructurales y económicos porque, entre el sueño utópico y las circunstancias reales, nuestra realidad, en diversos aspectos, ha tocado fondo. Las soluciones no estarán a la vuelta de la esquina, por eso Silvio concluye lúcidamente, al final del documental, que sus conciertos seguirán por largo tiempo. No será fácil. No es fácil. Pero soy de los que creen, como él, que el arte y la cultura pueden contribuir al mejoramiento humano desde una mirada complejizadora y libre.   Hace tres días que no me conecto al servidor de Cubarte por lo que no sé si ya llegó la luz eléctrica a los estudios Abdala. Confío en que sí y en que no se esté yendo a bolina este noble proyecto. Pero sobre todo quiero confiar en que no seamos nosotros mismos los que cortemos, con errática cuchilla y criterios pragmáticos, esa otra luz, inmaterial e inasible, que sólo el arte y la cultura pueden aportar a la vida espiritual de nuestro país, siempre.   Gracias, Silvio, por lo que has hecho y sigues haciendo, por tu poesía.   Gracias, Alejandro, por este documental y por tu cine.   Gracias, Pogolotti   Centro Habana   Canal del Cerro   La corbata   y todos los barrios… Fuente: Cuba Debate

Este artículo es de hace 6 años

Archivado en:

Playlist de videos en CiberCuba


Comentarios


¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985