«Mi padre se quedó en Cuba porque esperaba recuperar sus bienes»

Este artículo es de hace 6 años
Familias gallegas estudian vías legales para reclamar lo expropiado por Castro A Jesús e Idania les gustaría recuperar las propiedades de su familia en La Habana para cumplir el sueño de Jesús padre. vítor mejuto «La esperanza de recuperar lo que le habían expropiado después de la Revolución retuvo a mi padre en Cuba. Nunca quiso dejar la isla. Murió con ese deseo y ahora quiero cumplirlo. Sobre todo es un asunto sentimental». Jesús Pardo nació en Cuba. Su padre era un emigrante de Ourol, en Lugo, que llegó a la isla sobre los años veinte. «Era el más pequeño de los hermanos, pero fue el primero en emigrar. Luego arrastró al resto de los hermanos», dice. Y después de años de trabajo hizo fortuna en el Caribe. Llegó a tener una gasolinera con taller, tienda de recambio, apartamentos... Recuerda perfectamente dónde estaban y cómo eran porque solía acompañar a su padre muchas veces. «En la construcción del garaje había invertido unos 80.000 pesos cubanos de la época y al año y medio le expropiaron todo lo que tenía en la calle 10 de Octubre», explica Jesús. Ahora él y su esposa Idania son una de las más de 160 familias gallegas que, tal y como dicen desde la firma 1898 Compañía de Recuperaciones Patrimoniales de Cuba, se han interesado en reclamar los bienes expropiados por el Gobierno cubano a cambio de nada. Otras ochenta, añaden, ya han formalizado contratos con este colectivo para tratar de recuperar lo que les quitaron. De hecho, representantes de 1898 vienen a Galicia una vez al mes para entrevistarse con familias. Para Jesús recuperarlo resulta una cuestión sentimental. «Uno de los hermanos de mi padre fue para Estados Unidos, pero nosotros nos quedamos en La Habana porque no quería irse ni tampoco volver a España con una mano delante y otra detrás», añade. Tras la entrada de los Castro en La Habana, después de culminar el proceso para nacionalizar todos los bienes de la gente pudiente, muchas familias huyeron de la isla. En torno a unas 3.000 eran de España. Algunas regresaron, otras cruzaron los escasos kilómetros que separan Cuba de Florida y se asentaron en Estados Unidos. También las hubo que fueron a Puerto Rico, Santo Domingo... La familia de Jesús se quedó en La Habana, en El Cotorro, hasta que hace unos años regresó a Galicia. Ahora viven en Lugo. Lo que busca es recuperar lo que su padre no pudo. Fuente: La Voz de Galicia.es

Este artículo es de hace 6 años

Archivado en:

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985

Esta Web utiliza cookies propias y de terceros, para mejorar la experiencia de usuario, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad y mostrar publicidad adaptada a sus intereses.

Más información sobre nuestra política de privacidad.