| | 3


Cuba no supera su dependencia exterior y seguirá importando masivamente alimentos.

Cuba ha anunciado que importará cerca de 1.800 millones de dólares en alimentos en el 2017, unos 82 millones más que en el 2016 y una vez más, los agricultores cubanos reaccionan con descontento ante las decisiones del gobierno de la Isla, que mantiene el control de la venta de insumos semillas, pesticidas y fertilizantes, controla la distribución de productos y recientemente topó sus precios para la venta; condiciones que impiden a los trabajadores del campo desarrollar de una manera rentable su actividad.

Para campesinos como Iván González, de Villa Clara, resulta incomprensible que haya que seguir recurriendo a productos extranjeros y así lo declaró a Martí Noticias “¿Qué hace Cuba comprando coco en el extranjero, qué hace Cuba comprando yuca?”

“La tierra cubana es fértil, es una tierra buena. Lamentablemente es lo que te digo, el campesino tiene deseo de trabajar la tierra pero no tiene tecnología, no tiene apoyo”, añadió.

Por su parte, Rolando Pupo, campesino de San Juan y Martínez señaló al mismo medio que “Bajo las reglas que impone este gobierno, al campesino le es muy difícil producir alimentos para el pueblo”.

La política económica que pone en práctica el gobierno cubano, por su parte, poco tiene que ver con las recetas económicas que lleva décadas predicando.

Durante la octava magistratura de la Asamblea Nacional del Poder Popular una vez más Raúl Castro señaló que para superar la recesión del 0,9% "Será preciso cumplir tres premisas decisivas: garantizar las exportaciones y su cobro oportuno, incrementar la producción nacional que sustituya importaciones, y reducir todo gasto no imprescindible".

La receta económica de Raúl Castro , no obstante, nada tiene de nuevo. Sus declaraciones mucho se parecen a las Tesis y Resoluciones del I Congreso del Partido Comunista en 1975 donde se abogaba por "Estimular el desarrollo y la diversificación de las exportaciones y el aprovechamiento de las oportunidades para la sustitución de importaciones".

Desde entonces, congreso tras congreso del Partido Comunista de Cuba se ha ido repitiendo la misma receta sin que se hayan producido cambios significativos.

Atrapada en el túnel del tiempo la economía cubana se enfrenta, sin cambios aparentes, al mismo problema hace seis décadas: una importantísima dependencia del exterior debido a una producción nacional muy escasa.

En opinión del economista cubano, Omar Everleny Pérez: "Si el Estado prefiriese evitar pagar al vietnamita en dólares y destinara al menos la mitad de esos recursos para financiar la producción nacional, no sería necesario importar arroz".

Sin embargo, en opinión del economista cubano Antonio F. Díaz sustituir las importaciones es “un proceso complejo”, pues en Cuba "Ha habido crecimiento en muchos de los sectores que se buscaban sustituir, pero cuando aumenta la producción, muchas veces aumenta también la necesidad de importar productos intermedios que son necesarios para esa producción, por lo cual no necesariamente termina incidiendo positivamente en el número global de las importaciones".

Así, según aclara Díaz en su trabajo de licenciatura Cuba: Medición del efecto sustitución de importaciones. Una primera aproximación (2015), la receta de Raúl Castro de sustituir las importaciones es una simplificación de la realidad económica del país.

"Lo que resulta efectivo en un proceso de sustitución de importaciones es cuando la producción nacional crece en mayor medida de lo que crecen las importaciones”, agrega Antonio F. Díaz.

Por este motivo, el punto de mira debe estar puesto en "mejorar la balanza comercial y la balanza de pagos del país, reduciendo la dependencia del exterior".

Las exportaciones cubanas en 2015, por su parte, disminuyeron en más de 1.500 millones de dólares, motivadas en gran parte por la crisis económica venezolana que ha desembocado en la decisión de restringir la exportación de petróleo subsidiado a Cuba, un duro palo para la economía cubana que difícilmente será contrarrestado por el turismo y las remesas.




CiberCuba no modera los comentarios, utilizamos herramienta de Facebook que permite a cualquier usuario denunciar con facilidad comentarios ofensivos, violentos, etc. Esperamos que nuestros usuarios sean activos moderadores de los comentarios utilizando esta sencilla herramienta.


Te puede interesar