Miguel Díaz Canel o el socialismo por prescripción médica Foto © ACN

Socialismo por prescripción médica: lo último de Díaz-Canel

Después de haber sufrido durante cinco décadas al "Rey-Filósofo" Fidel Castro y sus célebres "Reflexiones", los cubanos tienen ahora la posibilidad de estudiar a su nuevo "Rey-Científico".

El gobernante cubano Miguel Díaz-Canel acaba de publicar en la Revista Anales, de la Academia de Ciencias de Cuba, un artículo sobre la gestión gubernamental y la ciencia en la estrategia cubana de enfrentamiento a la COVID-19.

Lo firma junto con el presidente de la cátedra de Ciencia, Tecnología y Sociedad, de la Universidad de La Habana, Jorge Núñez, y viene a decirnos, para resumirlo rápido, que el socialismo y la estatización ya no son sólo opciones ideológicas, sino algo que tocaría a los cubanos por prescripción médica. Por receta, vaya. Si no quieren contagiarse y morir desahuciados.

Ahí les dejo el abstract o resumen de esta incursión partidista en los dominios de la ciencia médica, que Granma reproduce completo "por su importancia":

"El objetivo central de esta contribución es reflexionar sobre las experiencias acumuladas en el enfrentamiento a la COVID-19 con relación al vínculo entre los científicos y el Gobierno y sistematizarlas. Se muestran el sistema de trabajo utilizado y las principales acciones e investigaciones realizadas y se resumen las valoraciones y aprendizajes que esta experiencia arroja. Se destaca el relevante papel que han desempeñado la ciencia y la tecnología nacionales, orgánicamente vinculadas con la gestión gubernamental, todos en función de ofrecer una respuesta social, científica, política y sanitaria capaz de enfrentar el desafío que la pandemia nos ha planteado. Tomando en cuenta que la crisis de la COVID-19 es mundial, el artículo comienza por explorar algunas características del neoliberalismo que dificultan el enfrentamiento a crisis como la generada por el nuevo coronavirus (SARS-CoV-2). La convergencia de varias crisis a nivel global y la creciente complejidad de los desafíos con los cuales es preciso lidiar acentúan la necesidad de escapar de la trampa del neoliberalismo. En el texto se insiste en que lo logrado en Cuba tiene también un significado ético y político."

Se trata, como habrán adivinado, de una gigantesca loa a la estatización del país, en la que la ciencia y el gobierno se presentan un TODO maravillosamente funcional. Por supuesto, según este razonamiento, los países con modelos neoliberales no son capaces de contrarrestar la crisis provocada por la pandemia del coronavirus precisamente por ser neoliberales.

¿Qué hacemos estonces con Corea del Sur, Australia, Nueva Zelanda, Singapur y Taiwan, por citar sólo algunos de los ejemplos más sobresalientes en el manejo mundial de la pandemia? El mandatario cubano no los menciona, pero en cambio detalla el sistema de trabajo empleado en la isla y las principales acciones e investigaciones realizadas en ese contexto, para acabar resaltando el papel de la ciencia y la tecnología nacionales.

Al funcionar orgánicamente, ciencia médica y gestión gubernamental habrían permitido ofrecer una respuesta acertada al virus, no solo desde el punto de vista de salud, sino también social, científico y político.

¡Imagínense ustedes! ¡El mismo país que no ha sido capaz de garantizar la alimentación de su población en seis décadas de experimento comunista, convertido ahora en ejemplo mundial de gobierno científico! ¡El mismo que ha presumido de varias curas milagrosas de la COVID-19 (para poder venderlas a los incautos) y que orientó a toda su población tomar unas goticas homeopáticas para que estuvieran "protegidos", ahora da lecciones de gestión a nivel mundial! Hay que tener cara.

Da también un poco que risa la mención del "desarrollo y actualización de modelos matemáticos para el pronóstico, enfrentamiento y evaluación del desarrollo de la pandemia" y de la "mapificación de las áreas de riesgo clínico-epidemiológicas con la representación de los grupos de riesgo" como partes de una "estrategia cubana", cuando aquellos que han seguido de cerca las cifras de la epidemia en la isla ya han denunciado errores, inexactitudes y carencia de datos en los comunicados oficiales.

En cuanto al "capitalismo cognitivo", el modelo que ha ampliado los horizontes científicos en las últimas tres décadas a nivel global, bueno, no está mal, pero ya saben, las diabólicas corporaciones se lo llevan todo. El "malo de la película", como siempre, sería el neoliberalismo, donde la mercantilización impone dificultades al enfrentamiento a la emergencia sanitaria. ¡Pobres países guiados como títeres por las leyes del mercado!, presumen aquellos con enfermos crónicos en riesgo por falta de medicamentos, que ya ocultaron un brote de Zika a la OMS en 2017.

En cambio, una ciencia concebida desde y para el Estado, sería la solución ideal para los países en desarrollo, y ahí Cuba se presenta a sí misma como el modelo a seguir: Campaña de Alfabetización, CENAI, Polo Científico...

Este tipo de cuento de camino que, ignorando hasta los análisis del propio Marx subestima la gran capacidad del mercado capitalista para enfrentar nuevos retos y hacer avanzar el conocimiento científico, sólo puede convencer a los ya convencidos. Sirve como jarabe edulcorado en las reuniones del Comité de Base, pero no soporta, como casi toda la propaganda, el más elemental contacto con la realidad.

Archivado en:

Artículo de opinión: Las declaraciones y opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de su autor y no representan necesariamente el punto de vista de CiberCuba.

Playlist de videos en CiberCuba

Ernesto Hernández Busto

Periodista y ensayista cubano. Fundador del sitio Penúltimos Días.

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985