Cuba: La Isla que vive a cámara lenta


América Latina, Cuba,

Publicado el Martes, 18 Abril, 2017 - 13:40 (GMT-4)


Cuba es la “amada inmóvil” de todos los cubanos, una que posa a cámara lenta, a una Revolución por minuto (más apropiado decir "a medio siglo").

Es esa amada inconsciente que se da el gusto de ser remolona porque en ella el tiempo no es oro ni supone dinero: lentas las reformas, lentas las leyes, lentas las esperanzas y lento el renacer.

No es de extrañar entonces que la lentitud (devenida "enfermedad crónica") aparezca surcada por múltiples formas de agobio, de burocracia y de ineficiencia cotidiana.

No ad for you

Es ese ritmo lento que emerge en largas colas, en salas de espera, en el "no hay", en el "tal vez mañana"; en la paciencia cultivada y multiplicada a golpes de pequeñas frustraciones diarias.

En la Isla la impuntualidad es ese arte que florece en cada esquina; la pereza que se contagia en interminables horas masticadas desde la baranda de un balcón, desde el contén del barrio o desde el muro del malecón. Da igual. 

El cubano espera y no sabe el qué, pero lo cierto es que esperando ve pasar los mejores años de su vida.

Esperar se ha convertido en la vocación mejor ensayada y en el oficio mejor practicado del último medio siglo en la Isla.

Y para los cubanos “de afuera”, los que habitan en cualquier otra orilla... regresar supone aterrizar de golpe en ese jet lag que no se va, y que perturba más que el de los husos horarios.

Regresar a Cuba es un déjà vu. La certeza insumisa de haber vivido ya lo mismo y ratificar la conciencia de que ser lentos no nos hará libres.

Regresar a Cuba lleva de vuelta a la realidad de que nuestra Isla vive en un limbo que, aunque da indicios de despertar, todavía se revuelve perezosa.

Artículo de opinión: Las declaraciones y opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de su autor y no representan necesariamente el punto de vista de CiberCuba.

Contribuye con CiberCuba

Como tú, miles de cubanos leen y apoyan el periodismo independiente de CiberCuba. Nuestra independencia editorial comienza por nuestra independencia económica: ninguna organización de ningún país financia CiberCuba. Nosotros hacemos nuestra propia agenda, publicamos nuestras opiniones y damos voz a todos los cubanos, sin influencias externas.

Nuestro diario se ha financiado hasta hoy solamente mediante publicidad y fondos propios, pero eso limita lo que podemos hacer. Por esto pedimos tu ayuda. Tu aporte económico nos permitirá hacer más acciones de periodismo investigativo y aumentar el número de colaboradores que reportan desde la isla, mientras conservamos nuestra independencia editorial. Cualquier contribución, grande o pequeña, será muy valiosa para nuestro futuro. Desde solo 5$ y con solo un minuto de tu tiempo puedes colaborar con CiberCuba. Gracias.

Contribuye ahora


¿Tienes algo que reportar? Envíalo a CiberCuba:

editores@cibercuba.com 
 +34-962-353-194


Recibe todo el contenido de CiberCuba sin censura por Telegram:

CiberCuba en Telegram


Judith Moris

Redactora en CiberCuba. Licenciada en Filología Hispánica por la Universidad de La Habana, y Máster por la Universidad Autónoma de Barcelona. Ha sido profesora en la UH e investigadora en la UAB, y redactora/editora de la editorial Teide

Comentarios

Judith Moris

Redactora en CiberCuba. Licenciada en Filología Hispánica por la Universidad de La Habana, y Máster por la Universidad Autónoma de Barcelona. Ha sido profesora en la UH e investigadora en la UAB, y redactora/editora de la editorial Teide

Siguiente:

Esta Web utiliza cookies propias y de terceros, para mejorar la experiencia de usuario, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad y mostrar publicidad adaptada a sus intereses.

Más información sobre nuestra política de privacidad.