Artistas cubanos estrenan clandestinamente obra de teatro en las ruinas de las escuelas de arte de La Habana

América Latina, Cuba,

Tras más de seis meses de ensayos y trabajos de producción la obra Patriotismo 36-77, dirigida por la actriz cubana Lynn Cruz, se estrenó el domingo en La Habana.

Sin embargo, según explicó Martí Noticias, no fue una puesta en escena al uso ya que la representación se desarrolló de forma clandestina, en las ruinas de las escuelas de arte de La Habana.

Para salvar la habitual censura y represión de las autoridades cubanas, el grupo Teatro Kairos no desveló hasta el último instante dónde se iba a celebrar la obra.

No ad for you

"Para evitar la represión decidimos que los invitados no sabría a donde irían. Como los personajes son prisioneros de conciencia, el hecho de que te lleven en auto y no sepas a donde vas también era sugestionarlos para lo que iban a ver", aseguró Cruz.

"El espacio que habíamos elegido fue como la salvación ante los problemas escenográficos, fue en las ruinas de la Escuela de Circo, un local de fácil acceso", añadió.

Los creadores contrataron a varios taxistas para transportar a los espectadores al sitio donde fue la puesta en escena, sin embargo uno de los conductores desapareció.

La directora dijo a Radio Martí que uno de los dos choferes encargados de transportar al público desapareció, aunque todo se organizó con muy discretamente.

La pieza, que expresa la censura que impone el gobierno cubano a los artistas independientes de la Isla, relata las agonía y lo sueños de tres prisiones de conciencia: un pintor, un activista de derechos humanos y una estudiante de humanidades, hija de un disidente, interpretados por Luis Trápaga, Juliana Rabelo y la propia Cruz, respectivamente.

Para la realización de Patriotismo 36-77, que fue filmada durante su representación y será publicada próximamente en las plataformas digitales, pusieron en marcha una campaña de recaudación de fondos en la plataforma Verkami.

Esta acto clandestino se ha llevado a cabo en medio de la polémica que ha creado en Cuba el Decreto 349, que entrará en vigor el próximo 20 de diciembre y que impedirá a los artistas llevar a cabo sus obras con libertad.

Lynn Cruz comenzó a escribir esta obra desde abril del año pasado, luego de que agentes de la Seguridad del Estado impidieran a proyección del documental Nadie, de Miguel Coyula, que contaba la historia del fallecido poeta cubano Rafael Alcides.

En noviembre tampoco las autoridades permitieron la puesta en escena de Los enemigos de pueblo, que recreaba los últimos minutos de Fidel Castro en su lecho de muerte.


Jose Nacher

José Nacher (Valencia, 1989). Licenciado en Periodismo por la Universidad CEU Cardenal Herrera de Valencia, España. Redactor en Siglo XXI, Agencia EFE, Las Provincias y El Mundo.

Comentarios

Siguiente:

Privacidad y uso de cookies:

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros, para mejorar la experiencia de usuario, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad del sitio y entregar contenido y publicidad adaptados a sus intereses.

Más información sobre nuestra política de privacidad.