Memoria del Exilio: "349 o sobre cómo un mojón se convierte en ley"

América Latina, Cuba,

Publicado el Viernes, 7 Diciembre, 2018 - 08:52 (GMT-5)

“Es preferible ponerse colorado una vez, que amarillo cien veces”

Y ya parecemos chinos - y no me refiero a la regencia que aún arrastramos - de lo ambarinos en que hemos devenido, casi desfigurados, tras más de trescientas cuarenta y nueve arbitrariedades, a lo largo de estos largos, súper larguísimos - al parecer inacabables - años de injusticias, mentiras y atropellos, mal tildados como “revolucionarios” *

* Que, si mi abuela tuviera ruedas, también, sería bicicleta.

No ad for you

Triste es un gobierno que apresa, condena, decreta, acalla, silencia y regula a sus creadores.

Y lo más indignante es que lo hagan, según ellos, “atendiendo a demandas de larga data de artistas y escritores…” bla, bla, bla y más baba babosa consiguiente.

Si así fuera, tendrían que haber dado cauce a muchos, montones, burujones, más de reclamos - y aún más antiguos - en los que, es evidente, se cagan, simple y alevosamente, desde tiempos inmemoriales.

Más vieja es la demanda por una Ley de Cine, por sólo citar sólo un ejemplo a mano.

Y llevan años estudiándola, creando comisiones, auspiciando reuniones, untándole vaselina al asunto, o dándole agua al dominó, alargando la toma de una decisión, al respecto, cuando no demoraron, casi nada, en la implantación de una medida tan fascista, como la que ahora implementan.

En todo caso ¿por qué oír las exigencias de un grupo y desatender las de otros?

¿Por qué ha de erigirse el gusto de unos, sobre los de los demás?

¿No es "con todos y para el bien de todos"

A mí me prohibieron hacer cine y teatro, “en nombre de las libertades alcanzadas”, di tú, o sea, que me censuraron, atendiendo al llamado de la “independencia obtenida”. ¡Más kafkiano, ni Kafka!

Ninguna creación pudo, puede, ni podrá regularse, jamás.

Quienes redactan esos edictos, estatutos, o normas, por supuesto, no son artistas y ni siquiera el arte les concierne o interesa.

Y si es verdad que es una antigua exigencia, ¿por qué, ni siquiera, fue sometido a consulta?

Política cultural es cacofonía, disonancia, discordancia.

Y todo eso nace de mentes cerradas, intolerantes sin talento, dirigentes de la cultura, soberanamente incultos, que pretenden regular la creación artística, precisamente al desconocer que el arte no es regulable.

Ninguno de los que dirigen o han dirigido nuestra cultura - si es que la cultura fuera dirigible - han dado señales, siquiera de mediana eficacia, sabiduría y real sensibilidad. *

* Lamentable es tener que sufrir a un viceministro de Cultura, que se esconde tras pseudónimos para publicar diatribas de odio encendido contra cualquier artista o idea distinta.

El decreto ley 349 es una ignominia, un mata vacas enterrado, con saña, en el seno del arte y el progreso del pensamiento en Cuba.

Desconozco de algo parecido en el resto del mundo, con la insana excepción de China, Corea del Norte e Irán.

349 es - en trescientas cuarenta y nueve palabras - mordaza, herida, oscuridad, crimen, ostracismo, iniquidad, afrenta, arresto, decrépito deshonor, abyección, racismo, baldón, depravación, ignominia, castración, indignidad, mácula, ofensa, vileza, incultura, penitencia, bajeza, canallada reaccionaria, denuesto, deshonor, encierro zote, cagada, felonía, horror, indignidad, ultraje, condena, iniquidad, atropello, boñiga, desarraigo, injuria, oprobio, maldad, mancha, confinamiento, menosprecio, veto, marranada, ruindad, vigilancia cederista, impedimento, traición, delito, sórdida villanía, fósil retraso, oportunismo cagarruta, terquedad, rémora, retardo, quebranto, eliminación, analfabetismo crónico cerebral, estorbo, vituperio, barrera, rezago, asfixia, aplazamiento, sermón cobardica, injusticia, pérfido agravio, perjuicio, vejestorio prejuicio, deterioro, disgusto, bodoques, alargamiento, ceguera, temor, óbice, pena, fracaso, diferimiento, bodrio, postergación, pingustia, cautividad, pretérito, error, tufo, tupe, incivilidad fula, apresamientos, retrógrada tiranía militante, intolerancia, déficit, obstinación, molestia, mandril, malogro, relegamiento, ignorancia delatora, expulsión, acobardamiento, trastorno, burda inmadurez palurda, empecinamiento castrense, incomprensión, balurde tirria, dicterio, trampa, apariencia, servilismo tarugo, infecto adoctrinamiento, bozal, abuso de autoridad, discriminación, fiasco, deterioro, represión lacerante, cepo, bazofia, sumisión, guisote sometimiento injurioso, medrosa dominación, ultraje, achantado sofoco, achacoso agobio, extorsión, vómito, pereque, odio mohíno, monstruosa malformación, apartheid, despotismo, acatamiento gilí, filípica esclavitud, usurpación, traba, inmundo tormento, prepotencia, bosta, lastre, venda, multa, pesar, pusilánime servidumbre, extorsión, reserva, mutismo, acoso, pobreza de espíritu, deslustre, frustración, mustia insuficiencia, nauseabundo resentimiento, disimulo, autoritarismo mangante, regañina dictadura, totalitarismo nacionalista, carencia, nazismo, mazacote disparate, tara lúgubre, maloliente fariseísmo, freno chovinista, dificultad, intransigencia anticuada, majomía partidista, angustia desagradable, escarnio, control, achaque antediluviano, cáncer, repugnante calumnia, senilidad, pesada envidia, ilicitud, ranciedad, prehistoria, comistrajo, decrepitud samuga, miedo, suplicio, vetustez bucéfala, deformación, obsolescencia ceporra, sosedad, insuficiencia, sigilo, chisme zopenco, insulsez, idiocia, obedientes - ovejunos - berzotas baquianos, desabrimiento, chealdad, inexpresión, mojigatería, amoralidad, falta de respeto, segregación, prepotencia, espurio, estropicio, penuria, reclusión, inmovilidad luctuosa, diarrea sin sentido, engaño, desengaño, apocada ineptitud, miserabilismo, retroceso, descontento, desfachatada opresión, estolidez, porfiada chochera, estiércol, chapucería socialista, sinrazón repartera, cesarismo, inhumana sordera, mentecada, muerte, ruin censura, padecimiento, insulto, hipocresía fuera e pico, falso populismo, timorata apatía, incomprensión, picuencia, patriotera anomalía, infamia, excremento, humillación, conformismo verraco, chivatería en bandeja, parametración, asesores-agentes-informantes, mítines de repudio, inquisición, doblez, pérdida, privación, necedad arcaica, adoquín comunista, castigo, deplorable incomunicación, pestilencia, omisión, estrechez de visión, poca luz, desilusión, masa cárnica, cerelac, UMAP, incapacidad, estupidez supina, apagón.

Tanta bazofia sólo puede ser generada por seres enfermizos o un grupúsculo de fracasados, que ni siquiera tienen obra digna que los respalde, como no sea hacer estragos y no dejar vivir a los demás.

Redactores de informes, memorandos, edictos, caprichos o mandatos reales, leguleyos, ¡pónganse a trabajar y dejen hacerlo a los demás!

Desde cualquier parte del mundo, todo artista o verdadero amante del arte, condena - y lo hará - tamaño disparatado vilipendio.

NO AL DECRETO-LEY 349. NO A LA CENSURA.

¡Halemos la cadena!

Artículo de opinión: Las declaraciones y opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de su autor y no representan necesariamente el punto de vista de CiberCuba.


¿Tienes algo que reportar? Envíalo a CiberCuba:

editores@cibercuba.com 
 +34-962-353-194


Cargando ...

Juan Carlos Cremata Malberti

Director de cine y guionista cubano. Se graduó en 1986 de Teatrología y Dramaturgia, en el Instituto Superior de Arte (ISA) de La Habana, posteriormente cursó estudios en la Escuela Internacional de Cine de San Antonio de los Baños graduándose en 1990.

Comentarios

Juan Carlos Cremata Malberti

Director de cine y guionista cubano. Se graduó en 1986 de Teatrología y Dramaturgia, en el Instituto Superior de Arte (ISA) de La Habana, posteriormente cursó estudios en la Escuela Internacional de Cine de San Antonio de los Baños graduándose en 1990.

Siguiente:

Privacidad y uso de cookies:

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros, para mejorar la experiencia de usuario, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad del sitio y entregar contenido y publicidad adaptados a sus intereses.

Más información sobre nuestra política de privacidad.