Peleas y empujones para comprar pollo en Santa Fe


América Latina, Cuba,

Publicado el Martes, 21 Mayo, 2019 - 06:18 (GMT-5)


Un video publicado en Facebook muestra otra de las caras que tiene la escasez de alimentos en Cuba: el enojo.

Hombres y mujeres insultándose, dándose empujones y gritando, ante el temor de que el pollo que desean comprar se acabe ante sus ojos. Los sucesos, en esta ocasión, tuvieron lugar en Santa Fe, La Habana.

El material, compartido por el usuario Ricardo Rodríguez, viene acompañado de una frase que resume la desesperación que en los últimos meses habita en cada persona que se somete a interminables colas: “aquí también se perdió la fe”.

No ad for you

El enfrentamiento entre vendedores y compradores expone las miserias humanas y hasta dónde puede llevar la impotencia cuando se ven las tiendas y comercios desabastecidos.

“Mira qué clase de bronca” y “se puso mala la cosa” son palabras propias de la jerga popular de los cubanos, más cuando se combinan con gesticulaciones e improperios para intentar ocultar la incertidumbre de aquellos que no saben si podrán llegar a su meta.

Tratar de explicarle a alguien que no es capaz de razonar o intentar entender al otro que también desea llevarse a casa algún alimento parece ser tan utópico como surrealista en medio de las crisis. Todos quieren ganar su trofeo en una carrera que tiene tiempo limitado.

Puertas que se cierran de un solo golpe, hombres que se enfrentan a mujeres, un público que grita como salvaje… todo eso en un espacio mínimo, comprimido, casi claustrofóbico, donde no importan ni la edad ni el género.

De un lado del cristal personas ansiosas por cruzar la puerta y llevarse su mercancía. Del otro, rostros asustados de comerciantes que parecen temer lo peor y que la situación se salga de control.

El clímax no podía ser otro: “pa´bajo to´el mundo”, una orden marcial que intenta revertir el caos en algo que nació torcido.

El vídeo, por su parte, es solo una muestra más de lo que soportan los cubanos en tiempos de crisis: la fachada de lo que pudiera venir en un futuro inmediato o que ya está encima de aquellos que habitan la isla.

La escena se multiplica y vemos la tienda Carlos III custodiada de policías porque “sacaron pollo”, a mujeres empujándose mientras sonríen (dirán algunos que así de alegre es el cubano), neveras y estantes vacíos (o solo con agua) y al gobierno diciendo que el bloqueo es el culpable de que en Cuba no haya pollo, aceite, harina, huevo, carne.

Ya lo dijo el político e hispanista inglés James Howell (1594-1666): “Un hombre hambriento es un hombre enojado” y enojo es lo que vemos en el rostro de esos que se olvidan del prójimo y son capaces de pasar por encima del otro con tal de poder llevarse a casa algo que poner en la mesa.


¿Tienes algo que reportar? Envíalo a CiberCuba:

editores@cibercuba.com 
 +34-962-353-194


Recibe todo el contenido de CiberCuba sin censura por Telegram:

CiberCuba en Telegram


Cargando ...

Comentarios

Siguiente:

Privacidad y uso de cookies:

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros, para mejorar la experiencia de usuario, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad del sitio y entregar contenido y publicidad adaptados a sus intereses.

Más información sobre nuestra política de privacidad.