“¡Bárbaro! ¡Eres un bárbaro con el hacha!”

En todos los países, lenguas y culturas se utilizan códigos de comunicación que pueden llegar a ser difíciles de comprender por personas foráneas. En Cuba, si le dices a alguien “Eres un bárbaro con el hacha”, seguramente sonreirá.

Una generación que vio miles de veces los mismos muñequitos

Mi papá, que es un hombre de campo, vio por primera vez en la tele un dibujo del Pato Donald y se quedó prendado del personaje que se movía en la caja. En cambio, yo de niña veía mucho a Bolek y Lolek, unos niños mudos.

No ad for you

Pero aquello no disminuyó mi pasión a la hora de la tele. Los niños de Cuba consumíamos lo que fuera. Teníamos preferencia desde luego por los dibujos animados nacionales. ¿Por qué? Porque conectaban con nuestro lenguaje y con nuestras historias de vida.

Los cubanos vimos durante décadas los mismos dibujos animados una y otra vez. Los repetimos tanto que nos aprendimos los parlamentos de cada personaje. Y como es de imaginar, empezamos a meterlos en nuestros discursos.

En un solo muñequito hay más de 5 frases “célebres” cubanas

El dibujo en el que se encuentra la locución que da título a este texto, se llama “Los Valientes”. Narra la historia de un juego de soldaditos y 1 cañón que por cosas del destino cae cerca del huerto escolar. Allí se enfrentan a las maldades de un par de ratas.

En esa joya animada, producida por el Instituto Cubano de Arte e Industria Cinematográficos (ICAIC), existen más de 5 frases que son un clásico del argot popular cubano. Las usamos hombres y mujeres, jóvenes y tembas.

En una ocasión se lo tuve que poner a mi hija para que entendiera por qué le decía ciertas cosas. La niña no reaccionaba bien ante el término “rata inmunda”, y me preocupaba aquella mirada adversa en lugar de reír. Aquí va un resumen de usos para estas frases:

Vamo’ a darle candela y hacer pastica de muñequito kitsch

Esta es de las menos frecuentes, pero en cuanto la sueltas todo el mundo responde con una carcajada. Prepárate para usarla cuando quieras quemar basura, tirar cosas viejas, o deshacerte de los muñequitos de yeso de adorno de las casas cubanas.

Yo vine embarca'o guardia, me trajo este que es un antisocial

Esto es un clásico. Es ideal para cuando llegas sin avisar a una fiesta de amigos, a una discoteca de último y pegao, o cuando te toca “pelar un pavo” y no te puedes ir. Lo de pelar un pavo te lo explico luego.

¡Mientes rata inmunda!

Esta debes pronunciarla de modo enfático. Es “lo más de lo más”. La vas a usar tantas veces en tu vida que lo mejor es que, si vives fuera de Cuba, se la empieces a explicar a la gente. Porque por experiencia, te pueden mirar con muy mala cara si se la sueltas a un desconocido.

Tu vé… ¡por tu culpa!

Muy frecuente en casa, sobre todo con tu pareja la vas a usar mucho. A lo que el otro si es cubano dirá: Eh, ¿culpa de qué? Y en ese momento se produce la magia; lo que sería una bronca, se transforma en carcajada.

Coronilla to’ el tiempo

Esta se le dice mucho a los “curdas” de la esquina. Sí, porque en todos los barrios cubanos hay un borracho sentado en la esquina. ¿No trabajan? No ¿Qué toman? Ron. ¿Cómo lo pagan? No lo sé, pero tienen Coronilla to’ el tiempo.

Para que vayan llevando carta

Uf… este parlamento lo puedes encontrar en todos los estratos sociales. Se lo he escuchado incluso a maestras de enseñanza primaria. Esto es lenguaje duro y cortante, vaya, para que nadie se equivoque con lo que dices.

¡Bárbaro! ¡Eres un bárbaro con el hacha!

Y esta es la más fina perla. Es un elogio, pero ten cuidado. Una vez lo dije con amor y no funcionó. Yo quería expresarle a aquel sujeto lo bien que lo hacía; quería elogiar su destreza con las herramientas técnicas, sus habilidades de comunicador, su arte sensual. Y solo se me ocurrió soltarle: “Papi, ¡eres un bárbaro con el hacha!” No le he vuelto a ver.

 

Comentarios

Esta Web utiliza cookies propias y de terceros, para mejorar la experiencia de usuario, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad y mostrar publicidad adaptada a sus intereses.

Más información sobre nuestra política de privacidad.